Los tigres Detroit han sido uno de los mejores equipos en el béisbol desde 2010 hasta 2016, sin embargo, después de un movimiento serio para hacerse más joven la temporada pasada, muchos fanáticos en Motown no son demasiado optimistas sobre la próxima temporada.Por primera vez en más de una década, Justin Verlander no lanzará para los Tigres en el día inaugural. Han desaparecido los favoritos JD Martinez, Alex Avila, Ian Kinsler y Justin Upton.

Sin embargo, al igual que el viejo dicho "la esperanza brota eterna", el núcleo juvenil de los Tigres puede ser un poco mejor de lo que la mayoría de los expertos les atribuyen. Aquí hay algunas razones para no presionar el botón de pánico antes del día de apertura.

Ron Gardenhire

Gardy está a cargo, y eso debería hacer a los fanáticos de Tigers optimistas. Un chip del viejo molde de Sparky Anderson - Jim Leyland, Gardenhire no va a decir nada en lo que respecta a la actuación de los Tigres. Las incorporaciones de Rick Anderson (entrenador de bullpen) y Chris Bosio (coach de pitcheo) dan estabilidad al personal de Tigers con dos entrenadores que tienen un historial de victorias.

Bosio pasó las seis temporadas anteriores como entrenador de pitcheo de los Cachorros de Chicago. En sus seis temporadas en Chicago, Bosio ayudó a los Cachorros a tres apariciones en postemporada y un campeonato de la Serie Mundial en 2016. En las últimas tres temporadas, Bosio guió al personal de lanzadores de los Cachorros a la ERA más baja de las Grandes Ligas [VIDEO] (3.49), oponente OPS (.

670) y el promedio de bateo oponente (.228). Con suerte, la magia se contagiará al personal joven de los Tigres.

El (futuro)

Los Tigres se comprometieron plenamente a ser más jóvenes la temporada pasada, y ahora se sienten muy optimistas sobre lo que depara el futuro, especialmente cuando se trata del cuerpo de lanzadores. La pieza número uno del rompecabezas es Franklin Pérez. Obtenido de Houston en el intercambio de Justin Verlander, se espera que Pérez lance la temporada 2018 en los niveles superiores del sistema de Detroit.

El jugador de 20 años tiene una bola rápida que puede golpear constantemente 94-96 mph y sus cosas han sido llamadas "eléctricas" por los exploradores en todo el béisbol. No se sorprenda si Pérez es convocado en septiembre esta temporada. Justo detrás de Pérez está Alex Faedo. Faedo fue seleccionado por Detroit en 2017 y, como Pérez, se espera que esté con el club grande en 2019. El derecho de 6'5 "fue una estrella en la Universidad de Florida, ayudándoles a ganar un Campeonato Nacional.

El siguiente es Beau Burrows . El nativo de Texas, de 21 años, tiene una bola rápida plus y un hundidor mejor que el promedio. Burrows ha seguido escalando la escalera de los Tigres, saltando de A + a AA ball la temporada pasada. Los altos mandos de Detroit tienen grandes expectativas para Burrows, con la esperanza de que forme parte de la rotación regular, posiblemente tan pronto como la próxima temporada.

Por último, pero no menos importante es Matt Manning. Manning puede tener la mayor ventaja de los cuatro prospectos de los Tigres, pero según los informes, Detroit lo está tratando con guantes de niños. Manning tiene la capacidad de tocar 95-96 mph con facilidad y recuerda a los entrenadores de un joven Justin Verlander. Si todo va según lo planeado, se proyecta que Manning tendrá una oportunidad real de hacer la rotación en 2020.