Antoine Griezmann es el gran deseado en la sala noble del Camp Nou. El traspaso está cerrado. El acuerdo con el jugador es total y Bartomeu ya sabe que tendrá que depositar los 100 millones de euros de la cláusula de rescisión del futbolista francés. Ahora bien, la llegada del atacante del Atlético de Madrid provocaría un 'overbooking' tremendo en la delantera.

Para encontrarle un hueco a Griezmann en la delantera del Fútbol Club Barcelona, Ernesto Valverde [VIDEO] se encontraría con un quebradero de cabeza notable. Leo Messi y Luis Suárez son intocables, eso está claro. Además, ahora con la llegada de Coutinho y Dembélé, parece evidente que todos no caben.

Tanto es así, que el propio 'Txingurri' empieza a plantearse seriamente prescindir de una de sus estrellas por el bien común.

Coutinho, comodín

En el brasileño Philippe Coutinho se tienen depositadas grandes esperanzas. Estamos ante un futbolista ya contrastado. Tanto en el Liverpool como en la Selección de Brasil, Coutinho ha demostrado ser uno de los mejores futbolistas del mundo. Además, su polivalencia le permite rendir a las mil maravillas tanto como centrocampista como en la vertiente izquierda del ataque.

Valverde ve en Coutinho al sustituto natural de un Andrés Iniesta que apura la recta final de su carrera en la élite. Messi [VIDEO] es la pieza angular del proyecto y Luis Suárez su fiel escudero. En este contexto, la entrada de Griezmann le pondría las cosas muy complicadas al recién llegado Ousmanne Dembélé.

El futbolista francés no ha caído con buen pie en el Camp Nou.

Más lesiones que fútbol

La realidad hasta el momento es que Dembélé no ha podido demostrar las características que han llevado al Barça a pagar 105 millones de euros (más otros 40 en variables). Más allá de las dos lesiones, que le han dejado fuera del equipo la mayor parte de partidos, da la sensación de que todavía no cree que haya fichado por el Barça. No es el jugador que enamoró en Alemania por el desparpajo a la hora de encarar rivales. Más bien todo lo contrario.

Parece un niño todavía, tímido. Con miedo de cometer un error. Trata de darle el balón siempre a Messi y no se atreve a encarar. Tantas son las dudas que ha despertado, que Valverde se está comenzando a plantear la posibilidad de sacrificar a Dembélé para hacerle sitio a Griezmann. Se trataría de uno de los mayores fiascos de la historia del club, más aún que el reciente caso de Arda Turán. Eso sí, por Dembélé seguro que habrá muchos equipos dispuestos a pagar un dineral. Veremos.