No hay duda de que Zidane quiere a sus jugadores al máximo nivel. Y eso se refleja en los entrenamientos que dirige el técnico francés. Los míticos rondos son uno de los momentos que más imágenes dejan en cada sesión. En esta ocasión, Lucas Vázquez y Marcos Llorente comparten protagonismo con Benzema y Cristiano Ronaldo. Los cuatro jugadores son el punto de mira de los últimas bromas en Valdebebas.

El manotazo de Lucas a Marcos Llorente

Durante uno de los rondos de las sesiones de preparación para el próximo partido de Champions, Lucas Vázquez tuvo un gesto peculiar con su compañero. Ante la atenta mirada de Nacho, Asensio, Ramos, Casilla, y Vallejo, el gallego, que se encontraba junto a Isco [VIDEO]en el centro del rondo, frenó a Marcos Llorente con un peculiar gesto.

Lucas le puso la mano en la boca al centrocampista cuando movió el balón hacia el capitán. El manotazo que recibió Marcos Llorente le impedía posteriormente controlar el balón que le devolvía Sergio Ramos. Pero el gesto no fue más allá, y quedó en una de las tantas bromas con las que los jugadores blancos se divierten mientras entrenan.

Benzema arrolló a Ronaldo y el portugués reaccionó

En la misma sesión de entrenamiento, tuvo lugar otra curiosa imagen. Benzema, que entrena con gran intensidad, demostró en el último partido su buen estado de forma a pesar de haber estado algunas semanas de baja. Pero el francés quiere más, y afronta la jornada de Champions entrenando a tope.

Víctima de su potencia fue Cristiano Ronaldo. El portugués se vio arrollado por su compañero cuando éste intentaba robarle el balón. Parecía entonces que el favorito para el Balón de Oro 2017 [VIDEO] iba a increparle a su compañero la entrada. Sin embargo, lejos de alimentar el mal rollo en el vestuario, Ronaldo se levantó del suelo y le chocó la mano a su compañero, que se acercaba en tono de disculpa.

Zidane no quiere enfrentamientos entre sus jugadores

Las comparaciones son odiosas, y si no que se lo digan a los eternos rivales, el Real Madrid y el Barça [VIDEO]. De ambos equipos se habla hasta el punto de equiparar las plantillas, los entrenadores, la directiva... un sinfín de núcleos que protagonizan las principales portadas de los medios deportivos. Pero hay algo de lo que Zidane no quiere sacar ningún parecido. Y es la buena relación y el compañerismo que siempre ha predicado en el vestuario. Los jugadores han conseguido hacer piña, y eso se nota en los entrenamientos. Risas, bromas, cachondeo, todo ello hace un menú perfecto para preparar los compromisos blancos.

Su entrenador, que acaba de conseguir un récord [VIDEO], no quiere que en su equipo se repitan imágenes como las que en alguna ocasión han protagonizado los azulgranas. En la memoria de todos está la pelea entre Neymar y Nelson Semedo [VIDEO], que acabó con el brasileño abandonando el entrenamiento y poniendo en tela de juicio el compañerismo presente en la plantilla.