Ya se han disputado 10 jornadas en la Liga Santander, pero se puede decir que el Real Madrid, actual campeón de la competición, se encuentra en un estado de alarma.

El conjunto blanco ya se ha dejado por el camino 10 puntos de 30 posibles, un tercio de los disputados. Sin duda una situación preocupante, y más aún teniendo en cuenta los rivales contra los que se está dando esta situación. Hasta en cuatro partidos el Real Madrid no ha logrado llevarse la victoria, siendo en dos casos ante equipos recién ascendidos a Primera División, Levante y Girona. Los otros dos equipos contra los que ha sufrido resultados negativos son el Valencia y el Betis, dos de los equipos que mejor fútbol están desplegando en este inicio de temporada, pero en el caso del conjunto andaluz, el Madrid debería haber impuesto su condición de favorito en su propio feudo.

El calendario se complica

Es llamativo que el Real Madrid solo ha jugado un partido ante equipos que se encuentran en puestos europeos, el Valencia, contra el que no pasó del empate. Echando un vistazo al calendario, en las 9 jornadas que quedan para acabar la primera vuelta de la temporada, al Madrid le tocará enfrentarse contra el Atlético de Madrid, Sevilla, Athletic de Bilbao, el sorprendente Leganés, Villarreal, Celta y Barcelona. Rivales muy duros contra los que en teoría sí puedes perder algún punto, pero el conjunto blanco está casi en una situación de no poder fallar más, sobre todo mientras el Barcelona, a pesar de no estar jugando a un nivel estelar, logra ganar sus partidos y se encuentra ya a 8 puntos de su eterno rival.

¿Qué le pasa al Real Madrid?

Más allá de los resultados, lo que debe preocupar en la entidad blanca es el juego desplegado en gran parte de los partidos.

Prácticamente todo el equipo está rindiendo por debajo de sus posibilidades.

Isco puede ser el único jugador que se salva en este arranque de temporada, ya que sus apariciones en el verde son sin duda lo más desequilibrante del equipo. Si vamos línea por línea, podemos empezar por la fragilidad en defensa de jugadores como Sergio Ramos y Varane, que están concediendo demasiadas facilidades a los atacantes rivales. Marcelo no está sacando su magia desde la lesión, y pasa por el campo con más sombras que luces. No se le puede achacar nada a un Achraf que está rindiendo bien, pero la baja de Dani Carvajal está siendo también un factor importante.

En el medio del campo falta intensidad hasta en Casemiro. Modric y Kroos no están todo lo acertados que deben. La participación de estos tres jugadores es vital para el Real Madrid, y si no están finos, el equipo lo acusa notablemente.

Pero lo más preocupante llega en el apartado ofensivo del equipo. Primero en las constantes lesiones de Gareth Bale [VIDEO] y el miedo que parece tener cuando está recuperado.

Pero los que sí están, Karim Benzema y Cristiano Ronaldo, están dejando mucho que desear en su inicio liguero. El eterno debate de si Benzema mete o no mete goles hay que dejarlo de lado, pues el 9 del Madrid realiza más una tarea de combinación y generación de juego. El problema es que tampoco está acertado en ese cometido, y vuelve a tener partidos en los que desaparece. Y si hay alguien que suele aprovechar lo que Benzema genera, ese es Cristiano Ronaldo, que sigue regañado con el gol, su mayor arma. Solo un gol en Liga en 40 remates, preocupante para un jugador que golea compulsivamente temporada tras temporada. Preocupa su falta de acierto en los últimos metros, donde suele ser letal. Cristiano debe ser el líder del equipo, pero su actitud en el campo, con poco ánimo al ver que no le salen las cosas, lastra mucho las opciones del equipo.

Otro problema llega desde el banquillo, ya que los dos grandes revulsivos del Real Madrid, Marco Asensio y Lucas Vázquez, tampoco están brillando en sus tareas y cuando salen al campo no están siendo la solución a los problemas. Y Borja Mayoral está muy lejos de poder dar los resultados que dio Álvaro Morata la pasada temporada de cara a gol.

Aún queda mucho camino por recorrer esta temporada, y si hay un equipo capaz de dar la vuelta a una situación negativa, ese es el Real Madrid. Pero la realidad es que están naufragando más de lo que debería un equipo de tal magnitud.