2

¡Otra vez y otra vez al final! El conjunto de Zinedine Zidane logró vencer a un buen Deportivo de la Coruña por 3-2 de nuevo con un gol de cabeza de Sergio Ramos en los últimos minutos del encuentro. El de Camas volvió a vestirse de salvador y tras un saque de esquina botado por Toni Kroos el capitán merengue cabeceo el balón para ponerlo en la red defendida por Tyton y dar los tres puntos al Madrid.

Con esta victoria los de Zidane encadena 35 partidos invictos, superando la cifra de 34 encuentros sin perder que logró el Real Madrid de Beenhaker, entre el 2 de octubre de 1989 y el 9 de abril de 1989.

Tal y como ocurrió en Múnich, Lisboa, Marrakech, Trondheim y Barcelona, cumplidos los noventa minutos reglamentarios y con los minutos del tiempo de descuento, mientras que a muchos les tiembla el pulso, llega la hora del que nunca se rinde y lucha hasta el final.

Cuando el partido está llegando a su final y casi sin quererlo siempre llega a tiempo. Siempre llega su momento, cuando sale de su área y avisa a sus compañeros. Su hora ha llegado, el momento de Sergio Ramos. Ese instante de solucionar errores y arreglar el partido. De que todo madridista, rinda pleitesía al número cuatro. La historia yace a sus pies.

Desde que en el verano de 2005 Sergio Ramos llegara a la capital de España, el central sevillano se ha convertido en un especialista en marcar goles cuando el encuentro está llegando a su fin. Son los minutos noventa y Ramos, quien ha conquistado con sus tantos la denominada Zona Cesarini, período de tiempo al que se llamó así por un gol de Renato Cesarini. El espigado delantero italo-argentino, apareció en el minuto 89, para dar la victoria a Italia por 3-2 frente Hungría.

Vídeos destacados del día

Tantos que además resultaron fundamentales para la consecución de títulos o para obtener resultados magníficos en partidos importantes.

En el plazo de una semana dos goles del defensa madridista han permitido a los de Zidane mantener una cómoda ventaja frente a su más inmediato perseguidor, el F.C. Barcelona.

El realismo mágico se define como el interés de mostrar lo irreal o extraño como algo cotidiano y común. Sergio Ramos es puro realismo mágico. Sergio Ramos es la magia del Real.