Anuncios
Anuncios

Aunque se ausentó en los Juegos Olímpicos de Londres, España ha logrado conseguir medallas de todas clases (consiguió el oro europeo, consiguió la plata y consiguió el bronce) pero aún le quedaba por conseguir una medalla olímpica, hito que aún no había sucedido en su historia como selección.

El resultado: España 68, Serbia 54. Una victoria bastante holgada para recompensar el sacrificio de nuestra selección de Baloncesto.

Nos ha costado. Pero finalmente, lo hemos logrado. España pasa a ser finalista en los Juegos Olímpicos de Río.

Anuncios

La canasta de Anna Cruz en su cruce ante Turquía premió el buen hacer de estas chicas, que perdían por ocho puntos a falta de cuatro minutos para que acabara un partido en el que los aficionados del baloncesto sufrían como marca la tradición española. Ésa que estábamos acostumbrados a sufrir, como en la final del Mundial de Fútbol hasta que Iniesta marcó el gol de la euforia. Pero ahora hablemos de baloncesto y de la victoria de nuestras chicas.

Serbia, la actual campeona del baloncesto femenino, no ha logrado su objetivo esta vez.

Aunque venía aguerrida, ya que derrotó a Australia, de la misma manera que Turquía perdió contra España, por la mínima y sufriendo.Serbia fue la campeona de Europa en el último Eurobasket, pero en la primera fase tuvo derrotas y muchas, y victorias, como victorias no podemos contar ésta contra las chicas de la selección española.

Milovanovic y su gran ofensiva no han podido hacer nada contra nuestra selección. Serbia tiene un buen equipo, pero no ha conseguido enfrentarse a nuestras jugadoras con las mismas agallas con las que se enfrentaron a Australia.

Anuncios
Vídeos destacados del día

Quizás el factor psicológico haya influido en Serbia. Pero el buen hacer y el excelente juego de nuestras jugadoras ha ido siempre por delante.

Lucas Mondelo ha entrenado bien a estas jugadoras de élite. Es un buen momento para olvidarse de fichajes escandalosos en el fútbol, de mesías hacendados, y de mordidas de algunos jugadores de prestigio. La única mordedura que habrá y que esperemos no sea dolorosa es la que daremos a una medalla más en nuestro palmarés.