Una fiesta. Eso esperaba la Fuente de San Luís del partido que iba a enfrentar esta mañana al Valencia Basket y al CAI Zaragoza. Los valencianos afrontaban su partido 1.000 de su trayectoria en la Liga Endesa y lo hacían en el mejor momento de su historia, o al menos así lo dicen los números. Tenían en su mano lograr la 28ª victoria de forma consecutiva sumando Liga Endesa y Eurocup (todavía no han perdido en lo que va de temporada) y como no podía ser de otra manera, lo consiguieron. Los de Pedro Martínez sumaron un triunfo más sufrido de lo esperado (81-74), pero como ya es costumbre volvieron a llenar de júbilo a la grada que abarrotó la el pabellón valenciano.

Ya desde el inicio del encuentro se vio que los maños no habían viajado a la capital del Turia para ser un invitado más a la fiesta. Tenían muy claro que querían el partido y de esta forma amargar esta histórica mañana. Durante todo el primer cuarto, los visitantes contestaron el acierto local con grandes jugadas y un buen movimiento de balón, lo que les permitió llegar al final de primer período con el marcador igualado (21-21). El segundo cuarto mostró una tónica similar al anterior, mucho acierto por parte de los dos equipos y las defensas desaparecidas.

Pese a esto, en este tramo del partido ya se vio que Valencia Basket tenía más potencial que su rival y es que de no ser por los tres triples consecutivos anotados por un fenomenal Linhart (tres triples consecutivos), los ‘taronja’ se hubieran ido al descanso con una renta superior (49-45).

El tercer cuarto fue el momento en que los valencianos decidieron romper el partido. Desde el inicio se pusieron el mono de defensa y lograron frenar el ritmo anotador zaragozano. No obstante, su ataque no fluía de la manera que lo hace habitualmente y no lograban despegarse definitivamente del marcador.

¿Piensas perderte estas noticias?
Pincha en el botón de abajo para mantenerte actualizado sobre las noticias que no te puedes perder, tan pronto como ocurran.
Fútbol

Eso sí, poco a poco iban obteniendo una ventaja en torno a los 10 puntos, que viendo el control que ejercen los ‘taronja’ (hoy de blanco en homenaje a esos 1.000 partidos) cuando tienen una ventaja, parecía un margen insalvable para los visitantes. Así pues, pese a estar únicamente a 8 puntos al finalizar el tercer período, ya todo indicaba que el triunfo se quedaría en Valencia.

Estas sensaciones, se confirmaron en el último acto y es que los 10 últimos minutos fueron un final de fiesta demasiado aburrido para la afición valenciana.

Los de Pedro Martínez se relajaron y se olvidaron de anotar. Estuvieron con su casillero en 77 puntos casi 5 minutos y eso permitió al CAI Zaragoza soñar con la gesta (77-72 a falta de 2 minutos). No obstante, fue solo un sueño del que rápido despertaron ya que Valencia Basket supo defender en los instantes finales y se apoyó en el acierto desde el tiro libre para poder certificar un nuevo triunfo. En definitiva, una nueva victoria y un último período para el olvido.

Con este nuevo triunfo, los de Pedro Martínez siguen invictos en lo que va de temporada y tienen ante sí una semana realmente complicada donde recibirán al Limoges en la competición europea y viajarán a Barcelona para jugarse el liderato de la Liga Endesa y presumiblemente su condición de equipo invicto.

En caso de vencer estos dos partidos, ya poca gente se atreverá a pronosticar dónde estará el fin de esta inmaculada racha valencianista.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!
Haz clic para leer más