Marcus Slaughter ha decidido poner fin a su etapa en el Real Madrid. El Pívot estadounidense procedente de la universidad de San Diego ha decidido marcharse rumbo a Turquía donde jugará en el Darüssafaka Dogus pero no ha querido irse sin dar antes un mensaje de agradecimiento a todos los aficionados que le apoyaron durante esta etapa.

El mensaje lo publicó el propio jugador desde su cuenta personal de "Instagram" donde le dedicó estas palabras a todos los madridistas. “Hoy fue un día triste para mí porque dejo una ciudad llena de gente a la que amo; es la mejor opción en este momento, pero ha sido la decisión más difícil de mi carrera.Siempre me sentí en Madrid como en casa y mi deseo era retirarme aquí.Muchas Gracias a todos los aficionados, a mis compañeros, a mis entrenadores y a todos los empleados del cuerpo técnico y sección de Baloncesto por estos 3 años inolvidables. Nos veremos pronto…“PUEDO IRME DE MADRID, PERO NUNCA DEJARÉ DE SER MADRIDISTA” #halamadridynadamás

Durante estos tres años, Marcus se ganó el corazón de todos y cada uno de los madridistas con sus actuaciones sobre la pista y con sus múltiples muestras de madridismo allá donde pisaba.

No te pierdas las últimas noticias Sigue el canal Real Madrid

Cabe destacar que es un gran fan del equipo de Fútbol y que le encanta visitar el templo blanco y apoyar a sus compañeros siempre que tiene la oportunidad y hace un par de días publicó un mensaje diciendo que le hubiera encantado estar en el Santiago Bernabéu apoyando a su equipo tras el 5-0 frente al Real Betis.

Una de sus apariciones más destacadas fue en la celebración de la victoria del Real Madrid frente al Bayern de Múnich por 4-0 que le daba el pase a la final de Berlin en la que Slaughter fue el alma de la fiesta.

El motivo de su salida se debe a la contratación de Trey Thompkins y a la vuelta a casa de Willy Hernángomez que jugó la pasada campaña para el Club Baloncesto Sevilla y que viene de ser seleccionado en el "Draft" de la NBA en la posición número 35 por los Philadelphia 76ers y posteriormente fue traspasado al equipo de la gran manzana, los New York Knicks. Esta situación dejaba a Marcus Slaughter prácticamente fuera de la rotación y ha preferido salir en busca de minutos que ocupar un puesto en el banquillo madridista.