Los Milwaukee Buck se cuentan en este momento entre los equipos que están en disposición de acceder a los playoffs en representación de la Conferencia Este gracias a sus 13 victorias por 12 derrotas, que les colocan sextos de la clasificación. Han logrado este éxito gracias a un juego colaborativo en el que ninguno de los jugadores destaca especialmente respecto a los demás, pero en el que todos aportan su parte para llegar a enfrentarse a equipos mucho más potentes en el plano individual como, por ejemplo, los Chicago Bulls o los Washington Wizards en su misma conferencia. Por el contrario, los Phoenix Suns son un equipo en el que las individualidades están pesando en exceso y en el que desde hace algunos partidos empieza a echarse de menos que las jugadas se desarrollen de manera más amplia y no se tienda tanto a los movimientos hacia la canasta desde el exterior sin proponer ideas menos individualistas.

En el primer cuarto los Phoenix Suns se hicieron rápidamente con el control del campo y del marcador producto de la enorme cantidad de imprecisiones que cometieron los Milwaukee Bucks y que llevaron a que el marcador en el primer cuarto fuera de 14 a 26 para los del estado de Arizona y que dejaba en muy mala posición a los de Wisconsin.

Sin embargo, la charla de su entrenador fue suficiente para que los Milwaukee Bucks salieran el resto del partido con otra actitud y fueron minuto a minuto reduciendo la brecha de los locales con un juego sencillo y cómodo que no trajo grandes ventajas en cada uno de los cuartos pero fue minando a los Phoenix Suns hasta lograr que en el último cuarto cedieran 7 puntos y perdieran el partido por 96 a 94 con un triple de Khris Middleton a falta de una décima de segundo para que sonara la bocina.

Vídeos destacados del día

El partido se puso muy mal para los Milwaukee Bucks, pero cuando llegó el momento de ponerse serios y ganar el partido supieron sobreponerse a todo y pelear cada balón hasta llegar al final del partido con el luminoso a su favor y una nueva victoria en su balance para la consecución final de su participación en los playoffs.