El desarrollo de la adicción a la nicotina puede estar vinculado por una intersección-herencia entre el Neandertal, Homo sapiens, yla predisposición a otras enfermedades neurológicas.

Desarrollar adicción a la nicotina puede ser una herencia genética que llevamos con nosotros durante un mínimo de 60 mil años, como dote de los neandertalesque nos has dejado esta adicciónjunto conotras enfermedades neurológicas, dermatológicas, inmunológicas ycirculatorias.

Así losugiere un estudio publicado en Science por investigadores de 14 universidades de Estados Unidos y uno de la Universidad de Stellenbosch en Sudáfrica, que presentaron en Washington, en la Asociación Americana para el Avance de la Ciencia por el autor principal, John Capra, de la Universidad de Vanderbilt en Nashville.

La tendencia al tabaco vendría del lejano pasado pero sólo para europeos o asiáticos, no para los africanos, debido a que el gen "Neandertal" se limita a las personas de la llamada Eurasia Blanca y Amarilla. Esta línea define las áreas de difusión de nuestros antepasados ​​que, según más pruebas, resultan estar asociados con elHomo sapiens del cual somosdescendientes directos. Esta descendenciadirecta se ha confirmado tambiénpor otro estudio reciente publicado en la revista Nature por investigadores del Instituto Max Planck en Leipzig, dirigida por Sergi Castellano que ha demostrado que los neandertales llegaron a las montañas de Altai de Siberia hace unos47 o65 mil años. Y allí seemparejaron con los Denisoviani, otra raza de homínidos quese extinguió pero que pasósusrasgos genéticos a losneandertales y que el investigador ha encontrado entre las poblaciones de España y Croacia.

Pero cuidado, no penséis que los neandertales andaban con cigarrillos en las cuevas. De acuerdo con el estudiola susceptibilidad a fumar se evidencia por una reducción en el gen STIM1 y la presencia del intrón SLC6A11, una porción del gen que codifica el receptor GABA, el neurotransmisor del placer.

La adicción a la nicotina amortigua las señales nerviosas GABAérgicas y disminuye la expresión de SLC6A11.Un círculo vicioso que fomenta la dependencia y la necesidad de fumar cada vez más.

En nuestro ADN "circular" tenemos entre un 1.5 y un4% del genoma neandertal que los investigadores estadounidenses han identificado mediante el estudio del ADN de 28.416 adultos, encontrando que también se ha transmitido la susceptibilidad a padecer enfermedades tales como la depresión y otros trastornos neuropsiquiátricos, así como el infarto de miocardio, trastornos de hipercoagulabilidad, tracto genitourinario, y la piel.

Entre los problemas de la piel destaca la poca resistencia a la luz solar, con la consiguiente facilidad para desarrollar queratosis actínica.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!