La alcaldesa de Barcelona Ada Colau, ha creado un malestar en algunos grupos vecinales al aprobar una proposición de C`s que apuesta por una normativa que regule el trabajo sexual voluntario, para garantizar mejor seguridad, protección y una higiene controlada.

La proposición rechazada por CIU, PSC y PP finalmente fue aprobada gracias a los votos de BComu, ERC, la CUP y de C`S donde se aprueban también ayudas a programas de formación e inserción a las personas que quieren dejar de ejercer la prostitución, que en su día  se vieron obligadas a hacerlo.

Laura Perez concejala de Feminismos , Ciclos de la Vida y LGTBI, asegura que criminalizar, perseguir y multar a quien practica la prostitución, no ha funcionado ya que el número de prostitutas no ha bajado en los últimos años.

La concejala Montse Benedi  ha ido más allá, pidiendo a Colau  que aumente la dotación del plan de abordaje integral del trabajo sexual, a lo que Perez ha dicho que aceptara tal propuesta.

CUP con su portavoz en el ayuntamiento Maria Rovira, ha querido destacar que el trabajo sexual y la trata, son dos conceptos totalmente diferentes y como tales deben de abordarse de forma distinta, la prostitución voluntaria no puede verse como delito, ya que se ejerce el derecho al propio cuerpo,  y apoya que el  ayuntamiento regularice las condiciones laborales de estas trabajadoras sexuales, y que puedan ejercerlo en condiciones dignas.

Por otro lado los partidos en contra, creen que estas medidas no van a mejorar las condiciones de estas mujeres y si van a aumentar las desigualdades, y que además favorecerán a que se instalen mafias en la ciudad.

Vídeos destacados del día

Carmen Andres portavoz del PSC les recuerda que su partido lucha por la igualdad y que la prostitución es todo lo contrario, por lo que sigue considerando que lo mejor es erradicar la prostitución y por eso voto en contra.

Angels Esteller de PP explica su voto en contra argumentando que la prostitución no se puede considerar un trabajo, porque el trabajo dignifica a las personas y en este caso las denigra.

Por otro lado las asociaciones vecinales de Barcelona FAVB que está muy cercano a la alcaldesa Colau, no están muy de acuerdo con la concejala Laura Perez y su foma de distinguir entre las que ejercen la prostitución de forma libre y las que son obligadas, ya que los derechos, condiciones higiénicas y seguridad serian para las que ejercen libremente, ¿y para las demás que hacemos? Quieren recordar que si existe tráfico de mujeres por parte de las mafias, es porque hay demanda y que la libertad es un derecho y sobre todo y lo más importante la igualdad.

La FAVB está totalmente de acuerdo con la normativa de no multar a las que ejerzan la prostitución en la calle, pero cree que se debería seguir multando a los clientes que demanden estos servicios, asimismo la asociación pide al ayuntamiento que mire el problema a la cara que es mucho más complejo, y no se puede contentar con discursos que sirvan para tranquilizar la conciencia de los votantes.

El problema es muy viejo,  por ello a la prostitución siempre se le llamo el oficio más antiguo del mundo, pero intentar solucionarlo y evitar que las mafias sigan denigrando a la mujer obligándolas a ejercer bajo amenazas y malos tratos, puede estar en camino de encontrar alguna solución que pueda contentar a la ciudadanía, y a las mujeres que ejercen libremente el derecho a trabajar con su cuerpo. #Ada Colau