El equipo formado por investigadores de CERN (Organización Europea para la Investigación Nuclear), Universidad de Zaragoza y Laboratorio de Canfrac, diseñan en la actualidad el mayor observatorio de axiones del mundo.

El proyecto denominado IAXO (International Axions Observatory) ha sido presentado en la XI edición del "Congreso Internacional sobre axiones", que está teniendo lugar en Zaragoza, y tiene como objetivo, demostrar que los axiones componen la materia oscura del universo. Igor García Irastorza, del departamento de Física Teórica de la UZ es el jefe del proyecto que tiene con un coste inicial de 50 millones de € y un plazo estimado de 5 años.

Anuncios
Anuncios

En el proyecto colaborarán 90 científicos de 14 países, y ha sido presentado al comité de expertos de CERN, quien ha recomendado la elaboración del informe del diseño técnico. El equipo de investigación posee una amplia trayectoria en este tipo de indagaciones y cuenta con el apoyo del Centro Nacional de Física de Partículas, Astropartículas y Nucleares. (CPAN). El imán de 25 metros de largo y 5 de diámetro constaría de 8 bobinas superconductoras, produciendo una señal 300 veces superior a sus antecesores.

Los axiones, partículas subatómicas cuya existencia no ha sido demostrada fue postulada en 1977 por Peccei-Quinn, sería una partícula de masa muy pequeña y sin carga eléctrica que se habrían generado al principio el universo. El descubrimiento de estas partículas, supondría ampliar los conocimientos sobre el origen de la materia oscura cuya naturaleza es desconocida hasta el momento.

Anuncios

Los axiones se formularon por primera vez para resolver el problema de la física de partículas conocido como el problema CP fuerte. La teoría sugería que las partículas elementales sería muy ligeras e interactuarían muy débilmente con la materia, tan débilmente, que nadie ha logrado aún detectarlas.

En estos ensayos de "lanzar luz a través del muro", un láser irradia contra un muro en presencia de un campo magnético. Si parte de los fotones del láser se mudan en axiones, podrían recorrer libremente a través del muro y volver a convertirse en fotones para ser observados en el otro lado. #Crónica Zaragoza