Cuando uno piensa en vacaciones se imagina en un paraíso con playas de agua cristalina, arenas doradas, buen clima y con numerosos atractivos turísticos. La imaginación se hace realidad cuando uno descubre Florianópolis. Esta ciudad cuenta con un centenar de playas, muchas de ellas sin haber sido exploradas, algo bastante normal en un país como #Brasil.

Esta isla es el gran atractivo de Brasil después de ciudades como Rio de Janeiro, Sao Paulo, Salvador de Bahía o Brasilia y también dentro de América del Sur, siendo visitada por argentinos, venezolanos, chilenos, colombianos... especialmente en la época de verano ( Noviembre a Febrero).

Florianopolis también destaca por ser una de las ciudades brasileñas donde más competiciones de surf se realizan, y donde los más jóvenes pueden iniciarse en este deporte en playas perfectas para ello como la Praia Mole o La Brava.

Cosas que hacer en Florianópolis

Más allá de las playas y la diversidad de deportes acuáticos que uno puede hacer, Floripa ofrece la opción de múltiples actividades en contacto con la naturaleza como son las famosas trilhas que son unos caminos en plena selva que nos conducen de playa en playa, algunas de las cuales están aisladas del mundo y permiten al turista respirar tranquilidad real. Es así como uno se encuentra con una de las trilhas más populares, Lagoinha do leste, un sendero con unas vistas impresionantes, donde destacan las rocas en forma de tablas de surf y el mar de agua azul cristal.

Uno no puede dejar #floripa sin realizar esta trilha. Otra de las trilhas que conducen a la última playa de la isla, una de las playas más ocultas de Florianopolis, es la de los Naufragados. Esta playa es desértica, con aguas tibias y transparentes y encerrada por un paisaje natural frondoso. Llegar hasta allí requiere de vehículo y después, caminar por un sendero corto.

Otra de las cosas que hay que hacer en Floripa es la visita de la isla de Campeche. Para llegar a esta pequeña isla, se necesita contratar un bote. Campeche no dejará de sorprenderte. Pasar el día entre sus arenas blancas y sus aguas claras es un sueño hecho realidad. Es una isla sumamente cuidada y muy visitada por los turistas.

La isla de la magia, como comúnmente se llama a Florianópolis, dispone de una variedad de centros comerciales muy amplios, algunos museos, lugares para tomarse copas y miles de fiestas tanto para los más jóvenes como para más adultos.

Se podría separar Florianópolis en cuatro zonas diferentes: el centro, zona de trabajo y empresas, el norte de la isla con Jureré Internacional, donde está la parte más chic, el este de la isla que agrupa Lagoa da Conceicao que acoge a los jóvenes extranjeros y el sur de la isla, con las playas más desérticas y salvajes.

Cada rincón de la ilha da magia, tiene algo que mostrarte.