Uno de los parajes más impresionantes de la península ibérica, es sin duda el de las #Hoces del Cabriel. Tal río serpenteante, que dibuja parte de la frontera entre la Comunidad Valenciana y Castilla La Mancha, ofrece a sus visitantes un conjunto sobrecogedor de relieves montañosos afilados como cuchillas, miradores espectaculares, fauna salvaje que incluye desde nutrias hasta martines pescadores y tremendos cañones. Y sobre todo, espacios naturales donde el silencio sólo alterado por los sonidos de la #Naturaleza se hacen presentes de una manera impactante y profunda para todos los urbanitas demasiado asfixiados por el ajetreo y el humo de las ciudades.

Anuncios
Anuncios

Para llegar al lugar desde Valencia, hay que tomar la autopista de Madrid hasta la localidad de Villagordo del Cabriel. Una vez allí, nos dirigiremos al sur por los caminos que lo permitan hasta llegar a la Fuente de la Oliva. Otra posibilidad es llegar a Venta del Moro desde la A-3, algunos kilómetros antes, y dirigirse desde allí a Casas de Moya, para tomar después de unos 5 km del pueblo dirección sur, desvío hacia el oeste. Esto nos pondrá en el camino hacia el parque natural.

La ruta dura unas 6 horas tomándola con calma. Durante el recorrido podremos ver lugares como la Hoz del Purgatorio, una de las revueltas que hace el río entre cañones. El camino está señalizado con marcas blancas y amarillas, típicas de las rutas de montaña. No está de más llevar alguna aplicación del tipo Wikiloc o similares para poder echar mano del GPS cuando sea necesario.

Anuncios

En las paredes del cañón podemos ver con detalle cómo las marcas del agua se han hecho visibles. La formación geológica producto del paso del tiempo ha dejado testimonio de hasta qué altura llegaban las aguas del río en tiempos pretéritos. Se hace tentador asomarse para contemplar el espectáculo, pero ojo: no hay barandillas y cualquier desprendimiento de tierra puede ser un peligro. Desde lo alto se puede contemplar, sin embargo, la grandiosidad de la naturaleza del paraje en todo su esplendor.

Más adelante nos esperan las hoces de San Vicente, del Rabo de la Sartén, el Mirador de Fonseca y los Cuchillos. Una de las #Excursiones más recomendables de toda la península ibérica, que ya es decir.