Casitas de colores pegadas una al lado de la otra, un frío con sabor navideño y mercados que desprenden diferentes olores a productos locales típicos, es la imagen que nos deberíamos de hacer a la hora de querer visitar #POLONIA. Si visitamos el país natal de Frederic Chopin, Nicolau Copérnico o Marie Curie, vamos a tener la ventaja de poder comer cosas típicas como lo son los "pierogi" (pasta rellena de queso, carne o legumbres) a precio muy económico. ¡Qué decir de la cerveza: aquí una Żywiec es más barata que una botella de agua!

Gracias a que la moneda local es el esloti (en polaco złoty), nuestros eurillos serán mucho más poderosos y nos permitirán comer, comprar y disfrutar infinitamente más.

Anuncios
Anuncios

¿A quién no le gustaría probar un vino caliente (Glühwein) en la plaza del mercado de Varsovia justo al lado del símbolo de la ciudad, el monumento a la Sirenita? O tal vez probar las tradicionales zapiekanki en la plaza medieval cracoviana más grande de Europa. O quizás tampoco sea mala idea tomarse un café de chocolate después de haber desayunado huevos revueltos típicos junto a sándwiches vegetarianos en Breslavia.

En cualquiera de los casos, en este país no se come nada mal ni barato. ¡El problema que hay es el frío! Ni Burgos, ni Albacete, ni Andorra se pueden comparar con la helada polaca. No es de extrañar que vendan ropa con pieles de oso, zorro o cualquier animal que nos pueda abrazar y protegernos de los grados bajo cero. ¡En este país hay que abrigarse como si nos fuéramos al polo norte!

Para llegar a la tierra de las cigueñas, la opción más barata es con Ryanair.

Anuncios

La compañía lowcost vuela hacia las tres ciudades casi todos los días. Y si compramos el billete con antelación, éste puede salir a precio de regalo. Hablamos de 30€ por ida y vuelta.

Visita Polonia y tu navidad tendrá otro sabor al que estamos acostumbrados en la península ibérica. Sentir ese olor a nieve, esas decoraciones navideñas, esos edificios junto con toda la gente que ha salido por las calles y plazas de mercado, no tiene precio. #Turismo #Ryanair