El hotel más caro

¡No! No, es en Dubai Ni tampoco en Shanghai o Singapur. El #Hotel más caro del mundo está en Europa y se encuentra nada más y nada menos que en Ginebra, Suiza.

Si quieres abrir las cortinas de tu suite y ver el Mont Blanc (casi siempre nevado) junto con el lago Leman (uno de los más grandes mundialmente), tienes que ir al President Wilson. Pero si vas, asegúrate de reservar la suite Royal Penthouse, ya que es la habitación más cara del mundo, y eso es por algo.

¿Y cómo es esa suite? Pues con 12 habitaciones y 12 baños. Vamos, para una familia como la de Solo en casa. Además, cuenta con una terraza con las vistas hacia los Alpes que ha inspirado a muchos personajes célebres.

Anuncios
Anuncios

Y no es de extrañar, ya que su superficie total es de 1800m² y está localizada en la octava y última planta del hotel. Es considerada la habitación más grande y lujosa de nuestro planeta.

Pues la suite cuenta con el home cinema Bang & Olufsen (103 pulgadas), colección de arte por todas partes elegida a dedo, mesa de billar, gimnasio, ascensor propio privado, cristales antibalas en todas las ventanas, y mucho más. Algunos huéspedes frecuentes e ilustres de este hotel son Leonardo Di Caprio, Bill Clinton, Rihanna, Michael Jackson o Bill Gates. Todos ellos, pagaron 62.000€ por una noche.

El restaurante más caro

Por otra parte, nos encontramos con el #Restaurante más caro del mundo también. Pero aquí ya tenemos suerte, porque se encuentra en Ibiza, y vale sólamente 1.650 euros por persona.

Su nombre es Sublimotion y tiene todo para presumir de ser el restaurante más caro del mundo.

Anuncios

Sólo hay un menú disponible. Se cotiza a 1500€ mas el IVA. Se ubica en el Hard Rock Hotel de la Platja d’en Bossa, y lleva menos de 2 años en funcionamiento.

La idea surgió en 2012, pero hicieron falta varios años para desarrollar el concepto. Se juega con los cinco sentidos, y se traslada al cliente a lugares únicos como el césped de Central Park. Hay una mesa única rodeada de paredes cubiertas de pantallas. Las gafas de realidad virtual y el menú para degustar algo se entregan por un conjunto de 25 profesionales a lo largo de unas 3h. Es como un 'espectáculo gastronómico' o arte escénico.

Aquí no participan solamente cocineros, si no también ilusionistas, guionistas, escenógrafos, etc. Por ello. es más que deducible que no es para todos los bolsillos, pero esperemos que por lo menos haga una revolución en el mundo de la creatividad en cuanto a restaurantes se refiere. #Viajes