#Cracovia sigue siendo el corazón de Polonia para muchos polacos. Es más, esta ciudad fue la primera capital del país desde 1038 hasta 1596. Pero ¿por qué un viajero escogería a esta ciudad ante cualquier otra de Polonia?

La plaza medieval más grande de Europa, Rynek Główny, se ubica en el centro de Cracovia y es la clave para encontrar la respuesta. Alrededor de sus 40.000m², cualquier turista podrá disfrutar las atrayentes historias y leyendas impartidas por los guías locales en los free tours. Preguntas intrigantes como ¿por qué una de las dos torres de la Basílica de Santa María es más alta que la otra? sorprenderán al viajero, dejándolo con la boca abierta.

Anuncios
Anuncios

La plaza cracoviana también ofrece curiosidades gastronómicas baratas, que te atraen como un imán con sus expansivos humos y olores. Este es el lugar perfecto para tomarse un vino caliente con especias (glühwein) en estos meses helados, o también saborear las tradicionales “zapiekanki”, consistentes en media baguete de pan tostado, cubierto de queso, cebolleta, carne y vegetales.

A parte de lo que se ofrece en los puestos de esta miscelánea plaza, se dispone de una gran variedad de restaurantes cosmopolitas en las calles afluentes de la plaza. Da Pietro es un restaurante italiano en forma de cueva-búnker con un toque ‘vintage’ en el interior. Las pizzas allí son ‘mouthwatering’. Otro lugar tipo taberna-casero, es el restaurante georgiano Gruzińskie Chaczapuri, en donde un plato de bigos (sopa servida dentro de un pan de centeno) o un pol kaczki (enorme pato acompañado de patatas caseras asadas y manzana) te dejarán muy a gustito.

Anuncios

Hablando de pubs, bares y discotecas, la opción más asequible es en LOKAL. Es un bar-discoteca enorme con forma de laberinto, en donde incluso hay sala de fumadores. La alternativa a este lugar puede ser el Teatro Cubano, localizado una calle paralela al de la plaza medieval. Éste, en cambio, es para aquellos que quieran música latina y temas míticos, en medio de una sala parecida a un teatro.

Y ¿qué hay que beber en este país? Pues muy fácil: agüita, o lo que es lo mismo, vodka. La que los polacos más aman y la que no les permite acostarse sin beberse al menos una botella entera por cada uno, es el żubrówka (vodka del bisonte, aromatizada con yerba, procedente de los bosques de Bialowietza). ¿Qué alternativa hay al vodka? Las cervezas exquisitas locales. Las que nunca fallan son la Zywiec y la Tyskie.

Cracovia es única, y posee numerosos atractivos turísticos como lo son por ejemplo el castillo gótico de Wawel o la Universidad Jaguelónica, la mejor del país. Pero lo que también llama la atención de este lugar es su perfecta ubicación para la visita de dos lugares declarados Patrimonio de la Humanidad por la Unesco: el campo de concentración y exterminio de Auschwitz-Birkenau y las Reales Minas de Sal de Wieliczka.

Anuncios

Se puede afirmar que Wieliczka compone las minas de sal más antiguas del mundo. ¿Te imaginas poder bajar a 327 metros y explorar las laberínticas galerías compuestas por numerosas figuras esculpidas, lagos subterráneos y galerías ilustrativas a lo largo de casi 4 kilómetros? A tan solo 15 km, o 30 minutos en bus, se encuentra este maravilloso lugar al sureste de Cracovia. No visitarlo es considerado como un pecado.

El segundo de los lugares es bastante mas diferente. Para ir al campo de concentración de Auschwitz-Birkenau se requiere tener mucha valentía y seriedad, puesto que en este lugar fueron asesinadas más de 1,3 millones de personas. Aquí hay infinitas exposiciones lúgubres en los diferentes bloques del campo, que muestran hasta el pelo que le fue robado a los prisioneros para su posterior fabricación de telas. La distancia desde Cracovia a Oświęcim es de unos 70km y se puede llegar en 1h30min con el bus.

Cracovia es considerada como una de las ciudades más bellas del mundo. ¿A qué esperas? Ve y descubre el por qué. #Viajes