Se acerca la #Navidad, fecha que ilusiona tanto a pequeños como a mayores por su ambiente mágico e inunda las ciudades con luz y color. Además, entre las tradiciones que marcan el inicio de la navidad en Europa, especialmente en países como Bélgica, #Alemania o Francia, se encuentran los históricos mercadillos de Navidad que transforman las ciudades en lugares de ensueño. Por ello, estas fechas son ideales para realizar una escapada y descubrir el encanto de estas ciudades, un viaje inolvidable para toda la familia, que fascinará especialmente a los más pequeños de la casa. A continuación, te sugerimos algunas propuestas:

-Alemania es, sin lugar a dudas, la cuna de los tradicionales mercadillos de Navidad.

Anuncios
Anuncios

La capital, Berlín, ofrece al visitante la posibilidad de descubrir sus más de 60 mercadillos, entre los cuales se encuentran el de Postdam o Spandau. Otra ciudad célebre por su mercadillo navideño es Nuremberg, cuyo casco histórico de origen medieval es el escenario perfecto para uno de los más bellos mercadillos del país. Y en la ciudad de Frankfurt, podrás descubrir uno de los más antiguos mercadillos, que data de finales del siglo XIV, decorado con un árbol de navidad gigante y un belén a tamaño natural.

-Otro país de gran tradición en cuanto a mercadillos navideños es Bélgica. Así, la capital de Europa, Bruselas, disfruta en esta época de una gran vida cultural, con numerosos eventos y una vibrante vida nocturna, cuyo centro es el mercadillo de la Grand Place. Y si la ciudad de Brujas está considerada como la más hermosa ciudad de Bélgica, con su casco histórico Patrimonio de la Humanidad, el mercadillo navideño de su famosa Plaza del Mercado hace que la ciudad brille con todo su esplendor.

Anuncios

Otra ciudad digna de ser visitada es Gante, con su mercadillo de puestos de madera que dan al centro de la ciudad un aire de cuento de Navidad. 

-Y en Francia, la región con más pasión por los mercadillos navideños es sin duda la hermosa región de Alsacia, fronteriza con Alemania, escenario de rutas como la Ruta de los Viñedos, salpicada de pueblos y ciudades que parecen sacados de un cuento medieval. Así, descubre el antiguo mercadillo de la capital de la región, la ciudad de Estrasburgo, Colmar y su centro histórico que se llena de luz en estas fechas, y los mercadillos de pueblos como Kaysersberg, o Riquewihr, que forman parte de la lista de pueblos más bellos de Francia, sin duda, un marco incomparable que sorprende al visitante.

Finalmente, cabe recordar que la tradición de los mercadillos navideños se ha extendido a lo largo del tiempo al resto de Europa, y casi en cada una de las capitales europeas, es posible disfrutar de la magia de la Navidad y encontrar un mercado que nos haga sentir niños otra vez. #Viajes