Un paseo relámpago por las ciudad de Barcelona, hace un par de días he sentido el impulso de ver el mar en otoño, por lo que cogimos un par de cosillas personales y a la aventura que fuimos, nuestra primera parada fue la ciudad de Zaragoza con la gran suerte de estar allí justo para sus fiestas el día 12 de octubre. Pasamos el día entero entre el bullicio y el jolgorio, un mundo de gente y la impresionante estampa de la virgen del Pilar, absolutamente preciosa con sus ofrendas florales.

Todos los lugareños llevaban ropas típicas por lo que la participación y la unión quedaron muy evidentes, nos costó un mundo partir de allí para continuar el trayecto a #Barcelona.

Anuncios
Anuncios

Una vez que pudimos desprendernos del magnetismo de esa ciudad continuamos rumbo a Barcelona, un par de horas después allí estábamos frente a las imponentes olas del mar que por un momento se llevó con ella todos mis pensamientos para dejar un pacífico silencio, una gran paz, que solo se vio quebrantada por unas enormes gotas de lluvia que cayeron con gran violencia sobre nosotros. Corrimos a refugiarnos al coche y dirigirnos a algún lugar donde comer algo caliente.

Al día siguiente no podía caber más expectación en nosotros, sabíamos de tantos lugares que queríamos conocer y con un presupuesto limitado nos dirigimos a algunos de ellos: imprescindible la basílica de La Sagrada Familia, la casa museo de Gaudi, parque güell, plaza de Cataluña, casa batlló, Camp Nou. Para acabar regresamos a la costa del mar, para extasiados culminar nuestro extraordinario paseo por esta hermosa ciudad, con la firme promesa de regresar a por más, porque un lugar así no se puede recorrer en un día o en dos.

Anuncios

La gente catalana dejó una gran impresión en nosotros, por su hospitalidad y amabilidad, lejos de la creencia popular de que solo hablan catalán. Son personas muy abiertas y agradables que solo buscan la comodidad del visitante, los precios no son excesivamente altos, por mencionar algo... un café resucitador y absolutamente necesario nos costó 1,25 eur, las entradas a cualquier recinto rondaban los 23-25 eur, un precio razonable para las experiencias que ofrecían. Todo está perfectamente comunicado y hay muchos negocios que ofrecen servicio 24 horas, imposible no encontrar lo que busques.

Experiencia cien por ciento recomendable para todo aquel al que le guste conocer monumentos, iglesias, historia, arte, arquitectura, deporte y cultura popular ¡lo tiene todo! #Turismo #Zaragoza