Ucrania ha sido foco y escenario de conflictos en los últimos años y puede que haya pasado desapercibida toda la diversidad que ofrece a los turistas. La historia de la Europa del siglo XX está impregnada en cada rincón, contándola a su manera y con un encanto muy especial.

Empieza este recorrido en Kiev, la capital, una mezcla entre la modernización y la preservación de su historia, alzándose fuerte en el centro del país. El casco histórico de Kiev, de estilo ruso, contrasta con los alrededores llenos de opciones de ocio para los visitantes. La Plaza de la Independencia o Maidan, testigo de los altercados de 2014, se alza en el centro de la ciudad pese a las adversidades, habiéndose reconstruido varias veces en las últimas décadas.

Anuncios
Anuncios

Járkov es la ciudad más importantes después de Kiev, a unas siete horas al este de la capital. Se caracteriza por tener variedad de catedrales y templos que permiten comprender la diversidad de la sociedad ucraniana.

A orillas del Mar Negro se encuentra Odesa, otra de las ciudades más importantes de #Ucrania. Su estilo es más cercano al europeo que al ruso y su valor comercial, gracias a su puerto, ha hecho a esta región foco de disputas políticas en los últimos años. La cultura es también un punto fuerte de Odesa, albergando más de veinte museos y una decena de teatros a lo largo de toda la ciudad.

Para llegar hasta esta ciudad, una de las rutas más mágicas para los amantes de la naturaleza es a través del Dnipro. Saliendo en barco desde Kiev, se puede visitar todo el corazón del país hasta llegar a Odesa.

Anuncios

Otra parte de la historia del país y del mundo se vive aún en Chernobyl. Esta ciudad al norte de Ucrania cuenta con tours guiados para comprobar el estado de los alrededores de la central nuclear. 30 años después del accidente, es aún una zona muy restringida habitada por investigadores y personal de mantenimiento.

Ucrania, país de contrastes

Lejos de altercados y grandes ciudades, se encuentran pequeños rincones hermanados con la cultura y la naturaleza que merecen la pena ser visitados. Lviv es un ejemplo de ello. Esta ciudad al oeste del país está llena de teatros y museos, resguardados por un casco medieval Patrimonio de la Humanidad.

Kamianets-Podilskyi es otro de esos rincones de cuento, donde tiene lugar todos los años un festival de juegos cosacos, actividades medievales y música. Este pueblo se encuentra al sur de Ucrania, a una hora de la frontera con Moldavia.

Pero Ucrania ofrece mucho más. Senderismo por la montaña Manhup-Kale para contemplar la hermosura de sus cascadas, su gastronomía de postres con miel y compota de frutas, sus licores o su artesanía en ámbar son solo un ejemplo de todos los regalos que puede ofrecer este país a sus turistas.