Las Seychelles engloban 115 islas e islotes dispersos a lo largo del Océano Índico, estando deshabitadas en una tercera parte. La gran mayoría de la población se concentra en las islas de Mahé, Praslin y La Digué. Las Seychelles son un país orientado hacía un turismo de calidad y por ello todos los hoteles, incluso los pequeños, son bastante cómodos, con precios acorde. La gran mayoría de los complejos hoteleros también se concentran en la isla de Mahé y, en menor medida, en Praslin y La Digue. 

Para desplazarse por las islas, decenas de barcos comunican a diario las islas de Praslin, Mahé y La Digue, aunque también se pueden alquilar helicópteros y pequeños aviones.

Anuncios
Anuncios

A la hora de comer uno debe probar los platos más característicos de la cocina criolla, la cual es el resultado de una fusión de diferentes culturas. El pescado es lo más predominante, asado, a la parrilla o con especias. También destacan los dulces, herencia de la ocupación francesa en el pasado. A la hora de comprar souvenirs destacan las camisas de seda, batiks (telas estampadas), pinturas, maderas talladas y especias. 

La playa ideal para descansar es la de Beau Vallon, al norte de Mahé, sin apenas rocas o corales. Anse Source d´Argent es la más bonita y espectacular, por sus formaciones graníticas de un color rosado, situada al suroeste de La Digue. Al norte de Praslin está Anse Lazio, también bella, aunque mucho más frecuentada por el turismo. Además, la isla también presenta pequeñas islas de difícil acceso.

Anuncios

Las aguas del Océano Índico son muy ricas en bancos de peces. La pesca industrial ha experimentado un notable crecimiento tras la creación de la red conservera, pero la deportiva se mantiene en primera línea. Atunes, lucios y petos están al alcance de los pescadores aficionados, sobre todo entre octubre y abril.

Los Jardines Botánicos, en la Isla de Mahé, presentan una gran variedad de flora autóctona y otras invasoras, destacando también una zona habilitada para tortugas gigantes. El Jardín de Roi, enclavado también en la Isla de Mahé, tiene también una gran variedad de vegetación, con plantas aromáticas y cocos de mar.

La Isla Cousin es una pequeña reserva natural en Praslin a la que se pueden realizar excursiones para ver su colonia de aves, algunas de ellas rarísimas de ver. La Reserva natural del Valle de Mai, Patrimonio de la Humanidad, es un gran bosque donde se halla la mayor colonia de cocos de mar. Es el hábitat perfecto para una gran variedad de aves exóticas, caso del loro negro. #Calidad de vida