Las distancias entre los principales lugares de Atenas son cortas y la mayoría de los museos y los monumentos están a menos de media hora a pie de la plaza Syntagma. Se aconseja realizar los recorridos andando, ya que el tráfico suele ser muy denso.

Los mejores hoteles se encuentran también en torno a la plaza Syntagma, al sur de la colina de Likavitós, al sur de la Acrópolis y en el barrio de Omonia, mientras que los del barrio de Plaka, aunque correctos, son de una calidad inferior. Atenas presenta, entre muchas cosas, seis visitas que son imprescindibles al turista.

El Museo Arqueológico, uno de los más ricos del mundo en #Arte antiguo, con más de cincuenta salas que recogen las principales obras halladas en casi todos los grandes yacimientos de Grecia.

Anuncios
Anuncios

La colina Likavitós, situada junto al barrio de Kolonaki, y desde la que se divisa una perspectiva total de la ciudad: la Acrópolis, la costa, el puerto de El Pireo y las cumbres de los montes Himeto, Párniza y Pantélico.

Los Jardines Nacionales, situados detrás del Parlamento, junto a la Plaza Syntagma, con estanques, y una frondosa vegetación que hacen de él un lugar preferido por los atenienses para pasear.

La Pequeña Catedral (Agios Eleutherios), acabada en el siglo XII, con elementos de edificios clásicos, paleocristianos y bizantinos, y con un friso rodeándola que recoge las principales fiestas paganas.

La Plaka, el barrio más antiguo de Atenas, con un sabor especial. Además de pasear por sus calles, la Biblioteca de Adriano, la Torre de los Vientos y el monumento a Lisícrates son visitas obligadas.

Anuncios

Y obviamente la Acrópolis, uno de los lugares más visitados del mundo. El recinto ocupa una superficie de 4 hectáreas sobre una colina que se eleva unos 100 metros por encima de la ciudad. La visita comienza en la Puerta de Beulé, la cual da paso a los Propileos, la entrada monumental a la colina, integrados por un vestíbulo y pórticos rodeados de columnas dóricas y jónicas. A la derecha se sitúa el pequeño templo de Atenea Niké, de estilo jónico y con frisos que relatan la victoria sobre los persas en Plataia. Ya en la colina, se llega a los principales edificios, el Partenón y el Erecteion. El Partenón es el gran protagonista, de estilo dórico, y del Erection destacan sus famosas Cariátides. La visita se puede completar con el Teatro de Dionisio y el de Herodes Ático, ambos a los pies de la colina.

La comida griega, variada y con influencias turcas y árabes, tiene como base la verdura y hortalizas, con las que se preparan ensaladas y platos más elaborados. El aceite de oliva y las aceitunas son excelentes, así como los pasteles salados, el pan y el queso fresco.

Anuncios

Hay dos tipos de establecimientos: los restaurantes, que sirven platos elaborados, y las tabernas, de comida más popular, situadas en La Plaka o El Pireo.

Cerámica, bordados, madera tallada o pintada y tapices son lo más sobresaliente de su artesanía, pudiendo visitar los mercadillos de la Plaza de Monstirakiou y la Plaza de Avissinyass. #Arqueología #Calidad de vida