Naturaleza en su esplendor y cultura van de la mano por el área del noroeste de Andorra, con un conjunto de templos románicos enclavados entre bosques frondosos y cumbres. La arquitectura románica llegó desde Italia, exportada por los peregrinos en su camino hacia Santiago de Compostela.

Un ejemplo de éste Románico lo vemos en Canillo, con su Iglesia de Sant Joan de Caselles, perteneciente al siglo XII. Presenta un campanario pegado a la nave central mediante una especie de porche, y en su interior alberga uno de los conjuntos escultóricos más singulares del país, un Cristo en majestad que combina escultura y pintura en una misma obra.

Anuncios
Anuncios

Desde allí, muy cerca se localiza el santuario de la Virgen de Meritxell, patrona de Andorra, conservando las trazas originales de la antigua capilla románica.

En Soldeu, a menos de diez kilómetros de Canillo, los amantes del esquí tienen su hábitat natural en la estación Soldeu-El Tarter, una parte de Grandvalira. Lugar muy frecuentado por el turismo de nieve, Soldeu ha cambiado mucho en las últimas décadas, aunque aún perduran restos de su pasado, caso de la Capilla de Sant Bartomeu, perteneciente al siglo XVII. Del mismo modo, son también muy frecuentadas sus rutas de esquí de fondo a través del Valle del río Conca.

Ransol es otra localidad muy interesante para el turista, debido a su espectacular paisaje alrededor del río Meners. Al norte, en el valle del río Incles, el terreno es más asequible y el paisaje está revestido de antiguas casas en granito, lo que antiguamente eran las bordas, cabañas donde los pastores de la zona se resguardaban del frío invierno.

Anuncios

Hoy, algunas han  sido reconvertidas en lugares donde comer especialidades de la zona como los guisos de pato, estofados de setas o embutidos.

Lo más espectacular quizá de este lugar sea el Lago de Pessons y la cumbre del mismo nombre, destacando entre todos ellos el Forcat, rodeado por un frondoso bosque. Se pueden hacer rutas en esquí o mediante raquetas desde la estación de Grau Roig, o bien mediante trineos tirados por perros.

¡Anímense a visitar Andorra y sus incomparables paisajes! #Cataluña #Arte #Calidad de vida