No sólo merece la pena viajar a Holanda para visitar Amsterdam, sino para conocer también otros lugares cercanos, accesibles y que reflejan a la perfección la personalidad del país. La mejor forma de viajar de una ciudad a otra es en tren y, una vez en tu destino, alquila una bicicleta o recórrelas a pie. Luego, disfruta de la vida en los centros históricos, de las cervecerías y las terrazas junto a los canales.

Además de historia e interesantes museos, Haarlem te ofrece un ambiente de lo más animado a solo 20 kms de Amsterdam. En la plaza del mercado, Grote Markt, visita la Grote Kert o Iglesia de San Bavón y fíjate en su curiosa torre de madera del siglo XV.

Aquí también se encuentra el edificio gótico del ayuntamiento y el Vleeshal, antiguo mercado de la carne, ahora convertido en centro artístico. Sal de la plaza por Grote Houtstraat y llegarás al Canal Spaarne, que rodea el centro histórico, donde en uno de sus márgenes está situado el museo del pintor Frans Hals y el museo Peter Teylers, con una curiosa colección de fósiles y minerales. Para probar una comida típica de la zona opta por los arenques curados en sal o los kletskoppen, pastelitos de almendras.

Gouda, a 75 kms de Amsterdam, está llena de canales, molinos, terrazas y el aroma de los stroopwafels (galletas con sirope de caramelo). Tiene un bonito centro antiguo, presidido por el edificio gótico del ayuntamiento en la Plaza Mayor. También puedes acercarte a la casa de pesas Kaswaag o comprar queso gouda en una de las muchas tiendas especializadas en él.

Pasea por la calle Hoogstraat Kleiweg donde están las principales tiendas de moda, joyerías, floristerías y alfarerías.

Delft es la ciudad de la intimidad neerlandesa con sus canales estrechos, pequeñas calles con pasadizos, puentes jalonados y patios. Lo mejor para situarte es un paseo en barco desde el embarcadero. Al borde de los canales verás las Casas de las Pesas, edificios colgados donde vivían orfebres, plateros y farmacéuticos. Si vas a pie, empieza en la plaza del mercado, presidida por la estatua de Hugo Groot, el fundador del derecho internacional. Frente a ella se encuentra el ayuntamiento y detrás la Iglesia Nueva, con un magnífico carrillón del siglo XVII. En los mercados venden cerámica, flores, plantas o comida para llevar, especialmente arenques.

En Schiedan, a 75 kms de Amsterdam, se fabrica casi toda la ginebra que se bebe en el mundo. Las destilerías y los incontables molinos de viento son lo más característico. La zona más céntrica está formada por calles peatonales y la plaza del mercado, con típicas casas señoriales y rodeada por un canal. Conoce todo el proceso de elaboración de la ginebra en el Museo de la Destilería o disfruta de una auténtica comida holandesa a base de sopa de guisantes, lenguado frito con salsa y buñuelos. #Unión Europea #Arte #Calidad de vida