Río de Janeiro mantiene su carácter de eterna seductora. Está convencida de que no hay otra ciudad con un emplazamiento más hermoso y eso es garantía de que los visitantes se llevarán un recuerdo inolvidable. La samba recorre las venas de Río y, aunque explota en el carnaval, conserva su fuerza todo el año. Aquí se acercan sin pudor los barrios más ricos con las favelas, lo que ha generado una fama de delincuencia callejera que las autoridades combaten a toda costa. Mientras tanto, los cariocas sacan todo el partido posible a la vida. La ciudad cuenta con las playas urbanas más famosas del planeta. En una de ellas, Ipanema, una garota sirvió de inspiración a una de las canciones más famosas de la historia, y como homenaje la ciudad le dio al aeropuerto el nombre de uno de sus autores: Tom Jobim.

Anuncios
Anuncios

Aquí no hay complejos, se vive para celebrar que se está vivo.

Las playas de Río son el punto de encuentro y de disfrute de todos. No las hay más famosas en el mundo que Copacabana o Ipanema, aunque la ciudad tiene muchas más. La primera es la más grande y en la Avenida Atlántica se concentran los mejores hoteles. Ipanema es un barrio más tranquilo y sofisticado, con buenos restaurantes, apartamentos y tiendas. Los morros cubiertos de bosque tropical están en el centro de la ciudad, caso del Jardín Botánico, el Parque Nacional Tijuca o Floresta de Tijuca.

Río de Janeiro no tiene grandes monumentos, por lo que un paseo por la Plaza XV de Novembro, el Palacio Imperial y el Convento de San Antonio es suficiente, aunque hay dos visitas imprescindibles, las subidas al Pao de Acúcar y al Corcovado.

Anuncios

Salvador de Bahía fue la primera capital de #Brasil y es la ciudad más antigua y con mayor historia del país. Sobre todo, es negra de alma y piel, recuerdo de los muchos esclavos que llegaron de África. Estas influencias se sienten en la gente, pero también en el aire, en la comida y en la religión. Bahía tiene una fuerza incomparable que se palpa en el ambiente y una vitalidad contagiosa, pero también una fama de ciudad peligrosa que ha arrastrado siempre, aunque las zonas turísticas están muy vigiladas.

Las playas que se encuentran en la ciudad (la zona de Barra y Río Vermelho) son muy frecuentadas, pero si buscas más tranquilidad puedes ir a Itapoá, a unos 15 kms del centro, una playa larga y hermosa. La cocina de Bahía, tropical y africana, ofrece platos con nombres maravillosos; vatapá, carurú, moqueca, acarajé o quindim, y la mejor manera de probarla es en los puestos callejeros.

La Cidade Alta es el mayor conjunto de arquitectura colonial del país, especialmente atrayente para los amantes del #Arte barroco, con 34 iglesias y 26 museos que no se ven en una tarde. Puedes visitar las dos Iglesias de Sao Francisco, la Casa del escritor Jorge Amado o la Iglesia do Nosso Senhor do Bonfím. #Calidad de vida