Para llegar hasta Western Australia, el estado más extenso del país, deberemos atravesar primero el desierto del Nullarbor, para llegar a Esperance, un pequeño pueblo desde donde empezaremos a recorrer toda la zona sur del estado, una zona llena de contrastes: playas, bosques de eucaliptos, viñedos,...Cerca de allí, en la región de Margaret River, podremos disfrutar de la experiencia del contacto con delfines en la playa de Koombana.

Desde allí, pasaremos por Perth, gran ciudad y capital del estado, para poner rumbo al norte, donde el terreno es mucho más duro y las distancias entre los núcleos de población más largas. Bordeando el estado llegaréis al desierto de los Pinnacles, dentro del Parque Nacional de Nambung, donde los suelos están repletos de estalagmitas de arenisca y sus caprichosas formas os hipnotizan.

Anuncios
Anuncios

Dejando atrás este lugar, partiremos hasta Kalbarri, territorio donde el río Murchison se abre paso entre grandes desfiladeros.

Continuando hacia el norte, desvíate hacia Shark Bay, Patrimonio de la Humanidad gracias a su exclusiva naturaleza y su fauna y flora. En Shell Beach os encontraréis con millones de conchas blancas solidificadas entre sí, formando una superficie blanca como la nieve. Cerca de allí, en Hamelin Pool, podréis observar una de las primeras formas de vida del planeta, los estramolotitos, unas algas formadas por miles de sedimentos.

A unos 50 kms se sitúan los Blowholes, grandes acantilados donde el choque de las olas han ido formando túneles entre las rocas y géiseres naturales. Pasando por difíciles caminos de piedra y arena alcanzáis Red Bluff, una playa desconocida para la gran mayoría convertida en un templo para los surfistas y con kilómetros de arena blanca que parece no haber sido nunca pisada por el hombre.

Anuncios

Siguiendo la ruta, aparecen los cañones de Hamersley, Wittenoom o Dales, grandes muros con ríos y cataratas formando piscinas naturales y paisajes de película. Todo un cuadro donde abundan los colores ocres y marrones tan típicos de los paisajes australianos. Tras ello, nada mejor que relajaros en una de las playas más famosas de esa zona, Cable Beach, en la ciudad de Broome, con más de 20 kms de arena.

Situado al norte del Gran Desierto de Arena, está la región de las Kimberley, última frontera del país, territorio abrupto y virgen donde aún permanecen poblaciones de aborígenes. Siguiente destino será el precioso cañón de Windjana, de varios kilómetros de extensión, y el cañón de Geikie, que podréis recorrer en barca, todo ello bajo la mirada de canguros y cocodrilos. #Unión Europea #Crónica Madrid #Calidad de vida