Pensando en San Valentín o en la próxima Semana Santa, te presentamos algunos lugares del planeta donde podrás desconectar de todo y de todos.

Si estás pensando en algo cercano, tranquilo y con una buena oferta de ocio, el Archipiélago de Madeira en Portugal es tu destino. La tierra natal de Cristiano Ronaldo aún no es masivamente conocida y tendrás oportunidad de evadirte de tu día a día por sus múltiples playas y montañas. Si te apasiona el submarinismo, relajarte jugando al golf, caminar por senderos entre acantilados y bosques o recorrer las callejuelas de Funchal, tus vacaciones están allí.

Si lo que quieres es reflexionar, meditar y encontrarte contigo mismo, elige Koyasan, en Japón.

Centro del budismo y la peregrinación desde hace miles de años, podrás alcanzar tu paz interior pasando unos días en los numerosos templos y monasterios que se congregan en la montaña. También podrás degustar la comida típica de la zona (tempura, sashimi, sake) o darte un paseo por el lugar más sagrado, el cementerio de Okunoin.

Para los amantes de la aventura, la pesca, el esqui y la naturaleza vírgen, dirígete a Esquel, en la Patagonia argentina. Alójate en cabañas o bungalows con todas las comodidades de un hotel y disfruta de los lagos, montañas nevadas y paisajes llenos de verde mediante un viaje en la peculiar "Trochita", nombre del tren turístico de la zona, uno de los más peculiares del planeta.

Si buscas aislarte del mundo, el Desierto del Namib, en Namibia, te ofrece unos 2.000 kilómetros de dunas al lado del Océano Atlántico.

Alquila un todoterreno y contempla las fantásticas puestas de Sol, los contrastes de colores o recorre la Costa de los Esqueletos, antes de visitar ciudades como Walvis bay o Swakopmund.

Para desaparecer y olvidarte del tono de tu teléfono móvil, disfruta del Valle de Langtang, en Nepal. En plena cordillera del Himalaya, recorre las principales cumbres de la zona, rodeadas de pequeñas aldeas, monasterios y glaciares. Para alojarte, opta por los pequeños hoteles que se expanden por todos los lugares o disfruta de la hospitalidad de la gente en cualquier casa particular.

Por último, disfruta de un lugar declarado Patrimonio Histórico de la Humanidad, el Fiordo de Naeroyfjord, en Noruega. Considerado uno de los lugares salvajes más impresionantes de Europa, cualquier época es buena para visitarlo excepto verano, pues es el período más lluvioso del año. Embárcate en cualquier crucero y empápate de las vistas de valles, montañas y glaciares mientras tu paladar degusta salmón ahumado o filetes de reno y alce. #Unión Europea #Calidad de vida