Situada en el extremo de la provincia de Gyeongsangnam-do, en Corea del Sur, a 330 kilómetros de la capital Seúl, la ciudad de Tongyeong es un soplo de aire fresco donde vida urbana y tradición marítima conviven armónicamente. La belleza del lugar, su importante historia y ser el hogar de artistas nacionales muy reconocidos han hecho de Tongyeong un lugar lleno de encanto e interés. Además de la posibilidad de disfrutar de una gastronomía marítima única en todo el país.

Desde la estación donde nos bajamos debemos coger un autobús público que en poco más de media hora nos dejará en el centro histórico de Tongyeong, una preciosa cala que se ha convertido en el pulmón cultural y turístico de la ciudad.

Anuncios
Anuncios

Allí podremos subirnos a una reproducción de los míticos barcos tortuga (Geobukseon) que utilizaron los coreanos para defenderse de las invasiones japonesas en el siglo XVI. Desde allí podremos elegir dos rutas, pero antes podemos hacer una visita al mercado central, y degustar algunos de los platos típicos, como el Chungmu gimbab, pequeños rollitos de arroz envueltos con algas secas, o los pequeños jolbok, peces similares al fugu japonés.

Bien alimentados podemos seguir la ruta por el parque de esculturas contemporáneas al aire libre Nammang, que además de permitirnos admirar una serie de trabajos de artistas nacionales e internacionales, nos ofrecerá un bonito recorrido natural con vistas panorámicas de diferentes lugares de la ciudad. De ahí podemos dar un pequeño paseo por las calles céntricas donde los fines de semana se hace mercadillo y subir a la aldea Dongpirang de murales pintados en las paredes de las casas.

Anuncios

Este lugar, que comenzó siendo cuna de artistas independientes se ha convertido en el mayor reclamo turístico de la ciudad.

También desde el centro podemos optar por la ruta que nos hará pasar por el Museo de la ciudad, donde podremos descubrir una de las luchas más encarnizadas de la historia de la Corea medieval; cruzar el puente bajo el mar, y de camino al monte Mireuksan, un poco apartado se encuentra el museo de #Arte Jeon Hyeok-lim, dedica al artista local más reconocido. Desde Mireuksan, las islas que protegen la costa de Tongyeong nos descubrirán un paisaje placentero y también único, maravillosas montañas surgidas del mar. Hansando, Jangsado y, especialmente, la bella Maemuldo. A ellas podemos acercarnos cogiendo un barco desde la cala a la que llegamos al principio.

Así pues, nuevamente podemos optar por dos opciones: visitar estas mágicas islas y hacer noche allí, o visitar el pabellón Sebyeonggwan, construido en 1605, del periodo Joseon a los pies de la montaña Yeohwangsan.

Anuncios

Este lugar simboliza el final de la guerra y es considerado uno de los tesoros nacionales. Y es que Tongyeong, cuyo significado es “puesto de mando”, es una ciudad histórica asociada al ejercicio militar, con uno de los centros de educación naval más importantes del periodo Joseon, y uno de los almirantes más respetados a lo largo de la historia: Yi Sun Sin.

Historia, arte, naturaleza, buena comida… Tongyeong es un lugar perfecto para pasar un fin de semana relajado, lleno de experiencias y con la sensación de haber visitado un lugar especial en Corea del Sur. #Calidad de vida