Edimburgo:

El otoño es una de las épocas perfectas del año para visitar la capital escocesa. Aquí la historia y la vida moderna se entrelazan ofreciendo un interesante mix de cultura, panoramas y eventos. Pequeña y llena de espacios verdes, incluyendo el centro de Holyrood Park, Inverleith Park y el jardín adyacente del Real Botánico de Edimburgo, la ciudad se presta a ser conquistada a pie para apreciar plenamente el triunfo de los colores del otoño y su atmósfera medieval. Una visita imprescindible es la del Castillo de Edimburgo, que domina la ciudad desde lo alto. No te puedes perder tampoco la hermosa Catedral de St Giles desde la cual las vistas son impresionantes.

Continúa la ruta perdiéndote por alguno de los múltiples mercados de libros, vinilos, ropa vintage y accesorios, fósiles y tejidos. Mary’s Milk Bar, de estilo art déco, es el sitio perfecto para degustar un excelente chocolate caliente mientras que el Grassmarket concentra a vecinos y turistas en búsqueda de una copa por la noche.

Cracovia:

Conocida como la Florencia de Polonia, ofrece una oferta cultural particularmente extensa. Su plaza central, Rynek Główny, de época medieval, es de las más antiguas y grandes del mundo. Aquí podremos visitar la Basílica de Santa Maria, la pequeña Iglesia de San Adalberto, donde de noche es posible escuchar la interpretación de la Orquesta de la Cámara Real inmerso en una atmósfera íntima y sugestiva. Un paseo por el barrio judío de Kazimierz y la visita a Auschwitz/Birkenau ya hacen que merezca la pena una escapada a esta ciudad.

Durante el día de Todos los Santos, fiesta nacional también en Polonia, las flores, y los faroles dan a la ciudad un aire nostálgico. El Castillo de Wawel, con su hermoso jardín renacentista es otro de esos rincones de Cracovia que no te debes perder.

Y para reponer fuerzas después de una buena caminata por la ciudad te recomendamos que pruebes el obwarzanek, un pan que recuerda al Pretzel alemán, o el zapiekanka, un término medio entre la baguette francesa y la italiana bruschetta.

Conpenhague:

El Otoño es el momento perfecto para visitar la capital danesa. En medio de una atmósfera de colores de una belleza irreal Copenhague acoge todo tipo de galerías y museos que harán las delicias del visitante.

Para los amantes de la arquitectura el Danish Architecture Centre alberga los innovadores  proyectos de arquitectos e ingenieros de vanguardia. La MINDCRAFT15 (GamFratesi), vencedora este año del prestigioso Milano Design Award, es una exposición dedicada a los apasionados de la escultura y  el diseño.

Para los fans de la fotografía contemporánea el Museo de Historia Nacional en el Castillo de Frederiksborg hospeda la muestra de Steve McCurry, fotógrafo actual especialmente famoso por su retrato de una niña afgana, que fue una de las portadas más conocidas de la revista National Geographic.

Y para los niños y aquellos adultos que quieren volver a serlo, la Experimentarium City para una experiencia multisensorial al redescubrimiento de la ciencia, el Planetario Tycho Brahe para viajar por el espacio y los jardines de Tivoli, el famoso parque de atracciones para todas las edades. Camina por sus calles, piérdete por sus mercados de antigüedades o de Street Food en la Isla del Papel Papirøen y disfruta los deliciosos cocktails, las bodegas y las fábricas de cerveza sin olvidar la cita nocturna con los pubs tradicionales daneses, que merecen un hueco en tu lista de qué visitar en Copenhague. #Ahorro