Cuando recorrí hace unos días los Alpes europeos, tuve la oportunidad de visitar las ciudades de Heidelberg, Rotemburgo, Innsbruck y otras ciudades del norte de Italia.

El circuito lo hice en autobús desde Alemania, pasando por Austria y descendiendo por el norte italiano. También se puede hacer en tren, con paradas en varias etapas, disfrutando de la mágica atmósfera de los mercados de #Navidad de Trento, Brunico e Innsbruck, en los trenes de DB-ÖBB EuroCity. Cómodos y perfectamente equipados, salen todos los días desde Verona, Venecia y Bolonia; no sólo para aquellos que quieran experimentar el espíritu de la Navidad, sino también para aquellos que quieran programar su viaje en la nieve sin necesidad de utilizar el automóvil.

Anuncios
Anuncios

Al detenerse en la primera etapa, Trento, surge un redescubrimiento de dulces sensaciones y emociones auténticas en los mercados de Navidad. A partir del sábado 21 de noviembre y hasta el 6 de enero del año que viene, un ambiente cálido rodea el centro de la ciudad, con casas de madera finamente decoradas, centelleo de luces con hermosos abetos adornados, plazas iluminadas y los cantantes con trajes típicos entonando melodías tradicionales de los Alpes.

Desde el 26 noviembre al 13 diciembre los paladares más exigentes encontrarán Trentodoc, un evento con talleres, degustaciones y menús especiales. No hay que olvidar también, el 6 y 7 de diciembre, la noche de los alambiques, con un espectáculo dedicado a la historia de la grappa.

Los amantes del esquí no pueden perderse esquiar en las laderas del Monte Bondone, donde hay plantas e instalaciones totalmente renovadas, centros de bienestar y una gran pista, que tiene la pendiente mayor de Europa.

Anuncios

En Innsbruck, se ofrecen seis mercados de Navidad de este año, con doscientos puestos y una serie de eventos como conciertos de música y bailes típicos tiroleses, a los cuales asistí a uno de ellos degustando una cerveza típica.

Uno queda asombrado por la gran cantidad de mercados y especialmente, por la magia de los cristales Swarovski en Innsbruck. La gran atracción es un árbol grande de cristal, hecho de 170.000 cristales y de unos quince metros de altura; pero también, como podrán apreciar en la foto que tomé, me impactó una gran torre o cascada de cristal realizada por Vicent Van Duysen, valuada en 96.000 euros.

Innsbruck, la capital de los Alpes, en este momento se convierte en la reina de la nieve y se viste de gala con uno de los mercados más grandes. La música de la Navidad se hace eco desde la ventana del elegante Tejadito de oro -ver foto que tomé- y las luces iluminan los abetos cubiertos de nieve que invaden las calles de la ciudad.

El mercado de Navidad en el casco antiguo de Innsbruck es uno de los más bellos y románticos de toda la zona alpina.

Anuncios

Todos los puestos decorados están dispuestos a vender sus decoraciones tradicionales de Navidad, como los objetos de arte tirolés, velas y dulces navideños.

Las callejuelas del casco antiguo -como podrán observar en la foto que saqué- recuerdan a los viejos cuentos de hadas y leyendas más populares.

La ciudad está llena de los colores típicos de los mercados de Navidad, lo que confirma una vez más un calendario lleno de eventos y actividades; también ofrece a los que gustan de caminar a través de los stands de productos típicos, regalos y delicias de la temporada, cada uno con su propio carácter distintivo.

  #Unión Europea