Los pueblos abandonados siempre han sido objeto de curiosidad, los aficionados a lo desconocido, a la historia o simplemente pasear por unas calles por las que ya no pisa nadie y por las que parece haberse detenido el tiempo. En este ranking aparecen los 5 pueblos que a juicio del diario ABC son los más atractivos para el viajero, seguro que hay más pueblos dignos de visitar pero desde luego que estos son de los más destacados. #Calidad de vida

  • 1- Granadilla (Cáceres): Este pueblo extremeño que fundaron en el siglo IX los árabes, se encuentra amurallado por completo. La construcción en los años 60 de la presa de Gabriel y Galán se expropió el pueblo y terminó inundándose el pueblo. En la actualidad se puede visitar ya que se puede decir que es un pueblo/museo, en el que destaca la cuidada plaza mayor.
  • 2- Belchite (Zaragoza): Uno de los pueblos abandonados más famosos de España. Bombardeado en 1937 en plena Guerra Civil Española, es de los pocos pueblos en el mundo que se encuentra tal y como quedó tras el conflicto. Muestra incontestable del daño que pueden hacer las guerras. Puede visitarse a diario.
  • 3- Escó (Zaragoza): Otro pueblo aragonés que quedó despoblado y que fue un importante lugar estratégico en la edad media. Alberga una iglesia románica  (San Miguel) y una ermita que fue objeto de reconstrucción (Nuestra Señora de las Viñas). En la actualidad viven unos cuantos pastores pero la realidad no oculta que la inmensa totalidad se encuentra sin población.
  • 4- San Vicente de la Munilla (La Rioja): La emigración a la ciudad dejó sin población a este pueblo que tuvo la suerte de que la llegada de "okupas" y la creación de la "Asociación de Amigos de la Munilla" rehabilitaran la iglesia de San Vicente y una ermita que se sitúa en los alto del pueblo.
  • 5- As Veigas (Asturias): La aldea está magníficamente conservada y ahora el turismo rural es el que puebla esporádicamente el lugar donde habitaron en el pasado los "ligures" provenientes de la península itálica. Su magnífica iglesia solo abre una vez al año, el día de la fiesta que tradicionalmente se hacía en el pueblo.