Torre de Moncorvo queda aquí al lado, tras esos montes que ahí han estado desde que hay memoria geológica.

Pequeña, hermosa,  tendida entre la Sierra de Reboredo y el rio Duero, que cuando llega a Portugal, hace un giro, una pequeña pirueta en su cuenca , y cambia de nombre para adaptarse mejor a la lengua Portuguesa, y pasa a llamarse Douro,  “De ouro”:  por cuando el sol lo toca y le arranca destellos dorados.

Esta pequeña y sorprendente villa portuguesa,  es una excelente opción para vacaciones reposadas y coloridas tiene, aproximadamente 3 000 habitantes.  Y una historia que se remonta a reyes, monumentos, sinagogas y murallas, culinaria privilegiada, floristas famosos, fuentes,  esplendor, descubrimientos, leyendas, arquitectura, calzadas, cerámicas,  literatura…y como  joya de la corona: su  iglesia matriz: una hermosa torre fortificada comenzada a construir en 1510 para proteger la villa de invasiones,  y más tarde devenida  iglesia.

Anuncios
Anuncios

En la mañana cuando de las cocinas comienza a brotar el leve humo perfumado de su gastronomía típica, una secular sonrisa forestal adorna la Villa. Tiene todo para ser y hacer feliz a los demás: Tiene agua dulce, y aldeas de pescadores, agricultura prolífica, una eco pista al pie de la sierra,  tiene sol y aire puro, tabernas y restaurantes, importantes yacimientos ferrosos, museos, espacios y luz, gente sencilla y acogedora, turismo rural y parques acuáticos, paisajes únicos, agrestes, construcciones de granito y precios accesibles (nótese que un café cuesta 60 céntimos) además del dulce encanto que transmite la sensación de que el tiempo se ha detenido en un punto impreciso de la historia.  

 Nunca llegaremos a saber por qué, como en  las minas, las galerías más recónditas  resguardan siempre el diamante más puro.

Anuncios

Recomendada por visitantes y huéspedes, en esta época de prisas y agitación desmesurada, una escapada a Torre de Moncorvo ha de convertirse sin dudas en una experiencia cautivante y apaciguadora,  que con certeza, han de repetir muchas más veces en el futuro.

 

  #Cocina #Calidad de vida