Seís de los sitios que no nos podemos perder si viajamos a #Valencia, donde tan solo deberemos ver y sentir los detalles. Una Valencia para los sentidos. Desde Micalet con sus 51 metros hasta el balneario de La Alameda. Un lugar para turistas y viajeros.

Ciudad de sol y luz, con temperaturas siempre agradables incluso en los duros inviernos, Valencia goza de varios motivos para realizar una visita y disfrutar de sus bellezas.     

Podemos acudir a muchos sitios y evadirnos con los sentidos en un viaje principalmente desde nuestro interior. Una autentica experiencia. Vamos a indicar algunos de estos sitios que no podemos perdernos:



1º La torre:

Nada menos que 207 escalones que separan la cima del campanario del suelo firme en la Catedral valenciana. El Micalet con sus 51 metros de altura acelera el corazón en esa ascensión. Ocres en los tejados de Ciutat Vella, áticos soleados y macetas observaremos desde el final de ese sin fin de escalones. Cada uno de ellos nos conduce a una historia y situación diferente en esa espiral con pequeños huecos al exterior que llenan de luz los escalones. Un pequeño anticipo de lo que nos espera al final en el campanario. Un total contraste de la oscuridad interior con la cima y su luminosidad.



2º La estación y el viaje:

Una guía práctica donde podremos encontrar los horarios de los distintos lugares a visitar que podremos conseguir en el Jardín Botánico, La Marina Real Juan Carlos I o en la Oficina de Turismo de Valencia.



3º Jardín Botánico:

Espacio vivo de más de 200 años de antigüedad. Lugar de investigación y divulgación de la botánica de la universidad valenciana. Consta de 4.500 especies vegetales y árboles de los más significativos que existen en la tierra. Un lugar donde dejarnos guiar tan solo por lo que sintamos en ese momento. Sombras amarillas que agudizan los sentidos con las diferentes texturas de los árboles, el olor a humedad de la tierra o de las plantas medicinales entre gritos de cotorras o la sencilla caída de semillas.



4º El baño y el olvido:

En el balneario urbano de La Alameda encontramos un doble beneficio. Para la piel y para el sistema respiratorio. Se encuentra ubicado en el edificio histórico de la antigua Casa de Lactancia, lugar que se construyó con motivo de la Exposición Regional Valenciana del 1909.



5º El Trinquete:

El Trinquete de Pelayo, encierra el deporte autóctono de la comunidad. La pelota valenciana. Ubicado en pleno centro, junto a la estación del Norte. Este lugar, es muy desconocido incluso para los propios valencianos.



6º El puerto y el mar:

Un paseo ideal configura el Espigón de la Marina Real. Maravillosas vistas a la playa de las Arenas, Malvarrosa y Patacona. Valencia se encuentra entre las ciudades afortunadas de tener mar y montaña y donde la costa se extiende y termina con la sierra Calderona y el Puerto de Sagunto en el horizonte.