Se sienten olores increíbles, una mezcla de dulce néctar y de esencia de vida. La distancia al centro de la ciudad nos muestra esa convivencia que se ha logrado entre la vida salvaje y la evolución humana. En Nairobi debemos visitar el centro, el mercado central y la terraza del New Stanley Hotel, así como el Conference Centre y la estación de tren. Cenamos en el famoso Carnivore viviendo la experiencia de comer carnes exóticas a la brasa en lanzas maasai y asadas en una gran barbacoa.

El segundo día empieza después del desayuno. Nos recogen y salimos hacia la región de Samburu. Este parque, combina desierto con sabana y cuenta con especies que no se encuentran en ningún otro parque del país, como el Gerenuk.

Anuncios
Anuncios

Visitamos un poblado samburu para aprender de sus costumbres y durante los safaris fotográficos disfrutamos de paisajes increíbles, rodeados de acacias, de nidos de termita irreales por su grandiosidad y formas y de un largo etcetera de animales. Pasamos dos días.

Al cuarto día, salimos hacia la región central de Aberdares/Monte Kenya para llegar al "campo base" a almorzar y desde donde salimos en su transporte hacia el lodge donde pasamos la tarde/noche observando la vida salvaje desde los diversos puntos de mira a diferentes niveles y en el que cuando llega a beber agua y/o a comer sal en la charca frente al hotel algún animal como puede ser un rinoceronte o un guepardo, suena un timbre en la habitación para darnos la oportunidad de salir a verlo.

Al día siguiente nos reunimos de nuevo con nuestro chofer y salimos hacia la región de los lagos.

Anuncios

Recomiendo Nakuru por la diversidad de fauna salvaje que veremos como la Cebra Rotschild que estaba en peligro de extinción, los paseos alrededor del lago y de los millones de flamencos rosados que lo habitan. Las laderas alrededor del lago están repletas de Euphorbia Candelabra, ese extraño cactus que tiene tronco de árbol tan característico de la zona.

Hoy salimos hacia el parque de Maasai Mara, extensión del Serengeti, pero que al estar divididos por la frontera se le llamó con otro nombre. Este parque alberga toda clase de vida salvaje y nos mostrará todo su esplendor en las mañanas y en las tardes. Aquí pasamos dos noches.

Continuamos hacia Amboseli. Es un largo recorrido desde un parque a otro almorzando en Nairobi. Al llegar al puesto fronterizo de Namanga tomamos la izquierda y entramos en otro mundo, el mundo Maasai y el de un parque que dentro de su majestuosidad se está muriendo pero que mantiene esa esencia africana de antaño.

Ofrece un paisaje casi desértico siempre con el majestuoso Monte Kilimanjaro observándonos, las manadas de elefantes que caminan kilómetros para apaciguar su sed y hambre en las pocas zonas húmedas y los innumerables remolinos de viento que se forman.

Anuncios

Aquí también pasamos dos noches y visitamos un poblado maasai para aprender la diferencia con sus primos los samburus y para aprender de su vida nómada y de sus costumbres ancestrales.

He aquí el safari perfecto que podemos completar con una visita al Parque Nacional de Tsavo para luego seguir por carretera hacia la costa, Mombasa o Malindi o devolvernos a Nairobi y tomar una extensión más exótica como las Islas de Lamu o Zanzibar. Les aseguro que después de unos días en África, su manera de ver el mundo habrá cambiado y despertará ese sentimiento de pertenencia que dentro nuestro vivía en letargo.