El aeropuerto de Castellón dejará de ser catalogado como 'aeropuerto fantasma' a partir del próximo mes de septiembre. Y es que José Espartero, responsable de Marketing y Ventas de Ryanair, ha anunciado hoy que la compañía irlandesa unirá la capital castellonense con Londres y Bristol, convirtiéndose de esta manera en los primeros vuelos comerciales en operar en el aeródromo inaugurado en marzo del año 2011.

Espartero ha desvelado, además, que Ryanair iniciará sus vuelos regulares a partir del 15 de septiembre con unas tarifas desde 31'99 euros hasta primeros del mes de diciembre. A pesar de que aún faltan meses para que se produzca el primer vuelo comercial, los billetes se podrán comprar a partir del próximo 12 de marzo.

Ryanair unirá las ciudades de Castellón y Londres (Stanted) con una frecuencia de tres vuelos semanales mientras que hacía Bristol operarán dos rutas semanalmente.

Anuncios
Anuncios

La compañía irlandesa espera transportar en estas rutas entorno a 60.000 pasajeros al año además de emplear a unas 60 personas.

El Presidente de la Diputación, Javier Moliner, se ha mostrado encantado de haber podido llegar a un acuerdo con Ryanair, pues asegura que la línea Castellón-Londres es como "abrir el destino Castellón- el mundo pues permitirá cualquier intercambio desde el aeropuerto londinense".

Recordar que dicho aeropuerto ha sido adquirido recientemente por la sociedad canadiense SNC-Lavalin después de que Aerocas, sociedad pública encargada de gestionar el aeródromo, presentase en el año 2013 un déficit patrimonial de más de 61 millones de euros.

El proyecto de construir un aeropuerto en Castellón fue una decisión personal Carlos Fabra, por aquel entonces presidente de la Diputación Provincial de Castellón.

Anuncios

A pesar de ser inaugurado en el año 2011, el aeródromo castellonense no recibió los permisos para operar hasta diciembre del pasado año 2014. Tras recibir todos los documentos pertinentes, fue una pareja de jubilados quienes decidieron 'estrenar' el aeropuerto de Castellón al aterrizar sobre la pista en un helicóptero.