En este artículo os propongo cuatro destinos perfectos donde poder pasar unas buenas vacaciones navideñas: Lanuza, Rovaniemi, Longyearbyen y Hallstatt.

Lanuza es una localidad española situada en el alto Gallego, en Huesca, Aragón. En pie desde el s. XIII, es famosa por haber sido cuna de las nueve justicias de Aragón, una institución histórica que actuaba como mediador y moderador en  las diferencias entre el rey y la nobleza. En cuanto al turismo, encontramos la Iglesia del Salvador, s. XIX, construida sobre un templo románico que se incendió en la Guerra de la Independencia y del que aún se conserva el Crismón. Además, desde 1992 se celebra en Lanuza el prestigiosos Festival Internacional de las Culturas "Pirineos Sur", en el que se realizan conciertos (a los que han acudido cantantes de la talla de Carlinhos Brown, Orishas, Antonio Carmona, José Mercé, Macaco o Paco de Lucía), exposiciones, talleres, el Mercado del Mundo y pasacalles.

Rovaniemi es la capital de Laponia, Finlandia. Está situada cerca del círculo polar ártico, entre los montes de Korkalovaara y Ounasvaara. La ciudad permanece cubierta de nieve durante 183 días y se ha llegado a registrar los -45,3º C. En 1944, las tropas de la Wehrmacht (fuerzas armadas alemanas) practicaron una táctica de tierra quemada, lo que ocasionó un gran incendio que arrasó con la ciudad. Por lo que después de la II Guerra Mundial, el arquitecto Alvar Aalto se encargó de reconstruir la ciudad con la máxima similitud a la antigua Rovaniemi. En cuanto al turismo, en invierno podemos disfrutar de la nieve con deportes como el esquí, snowboard, trineos tirados por perros, pesca en hielo, patinaje… También se puede visitar el Pueblo de Santa Claus, donde podemos conocer personalmente a Santa Claus.

Longyearbyen está situado en el Océano Glacial Ártico, en las Islas Svalbard, pertenecientes a Noruega. Su actividad económica principal es la minería, y es la sede de la UNIS, el centro de estudios universitarios donde se concentran para continuar sus estudios de geología, geofísica, ingeniería y biología. Una característica muy curiosa de esta localidad, es que desde hace 70 años no se pueden enterrar a los muertos, porque no se descomponían, es decir, los cadáveres se preservan por el hielo. En cuanto al turismo, Longyearbyen es perfecto para vivir el poder de las islas árticas, los glaciares, las montañas y la fauna salvaje primitiva como los osos polares, así como realizar diversas exploraciones en trineo.

Hallstatt está situada en el distrito montañoso de Salzkammergut en Austria. Hasta el s. XIX la única posibilidad de llegar a Hallstatt era en barco o por estrechos senderos a través de las montañas, y el acceso entre las casas y la orilla del lago se realizaba por una pasarela elevada sobre las casas.

En ella encontramos lugares tan fascinantes como la Mina de sal (la mina más antigua del mundo, con 7000 años), la Plaza principal (famosa por la fuente central y por sus fachadas cubiertas de enredaderas), varias iglesias, el Osario Hallstätter Beinhaus (una colección de 1200 cráneos decorados), excavaciones arqueológicas, la Torre de Rudolf, el Lago Hallstätterse y las cascadas Walsbachstrub.  #Unión Europea