San Marino : Este pequeño país, no lo es tanto en historia, se encuentra integrado en Italia y es uno de los países más antiguos del mundo, fundada su República en el año 301 D.C. Situado a 15 km de la costa, está lleno de lugares históricos. Las 3 torres, con el monte Titano al fondo, el Palacio Público o la Plaza de la Libertad, de hermosísima factura, sorprenderán al viajero, además de los numerosos edificios religiosos. Recomendable el trayecto desde la capital en teleférico hasta Borgo Maggiore, toda una experiencia.

Liechtenstein : Uno de los países con mayor renta per cápita del mundo, quizás paga el carecer de aeropuerto internacional, pero a 50 km está St Gallen y Zurich a unos 100 km de distancia.

Anuncios
Anuncios

De gran atractivo, podríamos considerar la visita a su capital Vaduz, destacando su castillo, una preciosidad que te llevará a otra época, o la "Ruta de Goethe" que te conducirá durante dos horas y media por las localizaciones en las que pasó dos noches el famoso escritor alemán. También destacan Museos como el de sellos, el del esquí o el de arte, con valiosísimas obras de Rubens o Rembrandt.

Fuera de la capital merecen mucho la pena los cascos históricos bucólicos de Balzers, Triesen o Planken, sin olvidarnos de las ruinas romanas de Schaan.

Bielorrusia : El país más grande de Europa sin salida al mar, tiene en Minsk una gran capital llena de historia (900 años), que puede llevarte todavía a la época comunista debido a su arquitectura. Aún se pueden ver estatuas de Lenin o Stalin en perfecto estado de conservación.

Anuncios

Era una de las zonas principales de la Unión Soviética y la monumental capital da buena cuenta de ello.

En cuanto a la naturaleza, tiene cuatro lugares declarados Patrimonio Mundial de la Humanidad : El complejo del castillo Mir, el castillo Niasvizt, La Belovezhskaya Pushcha, compartida con Polonia y el Arco Geodésico de Struve.

Moldavia : El país está bien conectado por avión y su capital Chisinau conserva ese aire soviético, de un país que es independiente desde 1991. El principal encanto es el natural, lleno de bosques, parajes no explorados todavía por el turismo y los magníficos viñedos, que hacen de este país uno de los principales productores de vinos del mundo. Todo además, muy asequible debido a sus bajos precios.