Todos nos acordamos de la película "Forrest Gump", un día el protagonista se despierta y siente la imperiosa necesidad de descubrir mundo. Un español, Ignacio Dean sintió la necesidad de hacer realidad un sueño y sus aficiones han sido siempre viajar y hacer deporte. Sus pies son el motor con el que se mueve desde hace 1 año y 7 meses en una caminata por el planeta tierra que tiene como mensaje el respeto y el cuidado de la naturaleza que tenemos en el mundo.

En la historia se cuentan con los dedos de una mano las personas que se han atrevido a acometer una aventura de tal calibre, el más famoso es el canadiense Jean Beliveau que tardó 12 años en dar la vuelta al mundo a pie.

Anuncios
Anuncios

y cuyo lema fue "caminar por la paz en el mundo"

El viaje de este este español de 33 años Diplomado en Publicidad y Relaciones Publicas que trabaja como Técnico de Medio Ambiente, comenzó bordeando la costa mediterránea entrando en Asia por el Bósforo y recorriendo Turquía, Armenia, Irán, Bangladesh y el Sudeste de Asia, allí desde Indonesia llegó a Australia donde se embarcó en la aventura de cruzar el país de oeste a este. El periplo de nuestro paisano no acabó aquí y llegó a Chile para recorrer toda América de sur a norte (actualmente se encuentra en Perú). Cuando haya llegado a Alaska se encaminará a Ciudad el Cabo (Sudáfrica) donde recorrerá todo el continente hasta llegar a Europa bordeando la costa portuguesa para terminar su epopeya en Madrid.

El plan inicial era que su aventura tardara unos cinco años en realizarse pero va mejor de lo esperado por el momento.

Anuncios

Ignacio está teniendo suerte con los azarosos temas de los visados, acomodando su presupuesto de la mejor manera posible y el físico le está respondiendo muy bien. Aún así es sabedor de que le queda mucho por recorrer y hay que ir nunca mejor dicho "con los pies en el suelo".

Lo mejor para él está siendo el contacto con la gente y salvo unas pocas excepciones cree que la gente en general está siendo muy buena con él, incidiendo en la hospitalidad de que ha sido objeto en los países más pobres donde la gente te abre las puertas de su casa o te ayuda con lo poco que tiene. La parte del viaje por el momento que más ha disfrutado ha sido cruzar Australia de oeste a este.

Todos los días tiene como objetivo hacer 30 kilómetros e intenta recorrer el mundo preferentemente por la costa en la medida de lo posible ya que tiene que hacer frente a menor desnivel, aún lleva un mes lidiando con los Ándes en Bolivia y Perú. Las inclemencias climatológicas están poniendo a prueba su resistencia pasando en unos meses del más agreste desierto a la más frondosa jungla.

Anuncios

Entre las vivencias más arriesgadas que le han sucedido a lo largo el viaje, sufrió un asalto en la frontera entre Armenia e Irán, presenció un atentado en la capital de Bangladesh, se encontró frente a frente con un Rinoceronte en el Nepal o se despertó rodeado de aullidos de "Dingos" (los perros salvajes australianos) en la inmensidad del desierto.

A Ignacio todavía le queda mucho camino por recorrer pero está viviendo una aventura vital que a mucha gente la encantaría vivir, quizás como él mismo dice "Animo a la gente a escuchar su propio corazón y sus sueños", él lo está haciendo.