Para aquellos a los que les gusta viajar y las fechas navideñas no les suponga un impedimento para desplazarse a otro país les recomiendo que se dirijan a Austria para poder disfrutar del Museo de la #Navidad que se encuentra en Salzburgo y que ya ha empezado desde hace unos días.


Austria es uno de los países donde el espíritu de la Navidad se siente mucho y con gran alegría. Muchos son los mercados de Navidad que animan las ciudades austríacas en estos días de celebración. Si piensas hacer un viaje hasta Viena, Innsbruck, Salzburgo, encontrarás puestos con muchas ideas de regalos y artesanías orientadas a estas fechas, a parte de deliciosos dulces y joyería realmente increíble. Hay de todo, para todos los gustos y de todos los precios.

Salzburgo, la ciudad de Mozart se convierte estos días en la verdadera ciudad de la Navidad. Desde que se inauguró el Museo de la Navidad se puede respirar paz, felicidad, amor y verdadera pasión navideña en todas las calles de esta ciudad. Se exponen todas las decoraciones de Navidad, desde el Adviento hasta el Año Nuevo, tradicional en Austria y el sur de Alemania, en el período comprendido entre 1840 y 1940.

Más de cien años de historia encerrados en festones, guirnaldas, tarjetas de felicitación, decoraciones, pelotas y otros accesorios recogidos de una apasionada de Austria, Ursula Kloiber, que en los últimos 40 años ha dedicado su vida a esta investigación en particular, hurgando puestos de Navidad y mercados de Austria (pero también del resto de Europa y los Estados Unidos). Todo ello se exhiben en este museo, ubicado en Salzburgo, en la plaza dedicada a su famoso compositor.


La colección es muy amplia y de distintas épocas, ya desde lo que la abuela de Ursula coleccionaba y hasta los tiempos modernos. Se encuentran incluso artefactos preciosos de la famosa Wiener Werkstaette, los talleres de arte vienés de finales del siglo pasado y un árbol de Navidad que data de la Primera Guerra Mundial, decoraciones hechas con balas de cañón, buques de guerra y armas de fuego. Además, muchas decoraciones históricas, y una cuna mecánica de fecha de 1880.

En las salas del museo hay una sala dedicada por entero a la Navidad de Austria, con las decoraciones tradicionales de principio del siglo XX.

El museo de la Navidad es privado y pertenece a la coleccionista austríaca, regalo de Navidad de su marido, el empresario Herbert Kloiber, que ha encontrado un lugar lo suficientemente grande para almacenar todos los objetos de su esposa.