La tecnología se coge con fuerza de la mano de la Educación

Desde hace más de una década, la implementación de nuevas tecnologías en el campo de la educación está cogiendo cada vez más impulso.

Las tendencias están cambiando y esta útil y revolucionaria herramienta va logrando desplazar el sistema clásico educativo, que ha imperado desde siempre, en el que el alumno es considerado como una figura pasiva dentro del proceso de aprendizaje, para convertirlo en el principal protagonista del mismo.

El sistema clásico suponía que el alumno recibía la información de su emisor, la memorizaba y la utilizaba para responder unas preguntas con el objetivo de ser evaluado por sus conocimientos teóricos sobre esa materia.

Sin embargo, a través de las nuevas tecnologías, el alumno aprende desde un rol activo, en la que el objetivo que percibe es lograr resolver con éxito la experiencia en la que se ve sometido, haciendo uso de todos los recursos que se le ofrecen o se le invitan a buscar.

¿Qué es y cómo funciona la robótica educativa?

La robótica educativa es un sistema de aprendizaje que plantea un cambio de perspectiva e intención en el campo de la Educación. Desde la robótica educativa el alumno se ve inmerso en un problema que deberá resolver con éxito. El sistema se apoya de audiovisuales y plataformas virtuales que acercan al alumno a la experiencia, haciéndole protagonista de la misma. Este sistema estimula su interés y hace que el alumno mantenga una actitud activa y creativa delante del proceso.

La robótica educativa se convierte en una herramienta muy interesante para las aulas y adaptable al tipo de aprendizaje que necesita cada alumno, según su edad y en función de lo que requiera desarrollar e integrar.

La principal finalidad es impulsar al alumno a que tenga ganas de aprender y a que no conciba su aprendizaje como una obligación tediosa o frustrante, sino como una oportunidad para retarse, mejorar y estimular su creatividad, pudiendo ser aplicable, de diferentes formas, lo que está aprendiendo.

Este sistema, además, permite que el alumno no sólo realice su camino de aprendizaje sobre la materia escogida, sino que también aprenda, colateralmente, el lenguaje tecnológico sin que le suponga un esfuerzo extra consciente.

Hoy en día, los niños se familiarizan con las nuevas tecnologías desde muy pequeños, sea desde juguetes educativos que interactúan con ellos mediante la activación de órdenes a través de comandos, como desde juegos a los que acceden desde ordenadores, teléfonos móviles o tabletas. Esto hace que el sistema clásico de aprendizaje esté llegando a su final y quedando reemplazado por este nuevo sistema que permite adaptarse a las inquietudes y necesidades de los jóvenes de hoy.

Para algunos adultos este cambio puede resultar vertiginoso, sin embargo es necesario pasar por esta angosta curva que invita a generaciones anteriores a desaprender para iniciar un nuevo camino en el que la creatividad toma mayor protagonismo, así como la capacidad de búsqueda, análisis, criba y aplicación del conocimiento concreto o extrapolado. #Familia #Libros #Escuelas