Esencialmente oriental hasta en el aire que se respira, con sus mezquitas resplandecientes, sus manchas de terciopelo acanalado, sus hoteles inteligentes y con hermosas vistas, Estambul es ideal para una familiar o romántica escapada de fin de semana. El lado moderno de la ciudad se está haciendo notar, desde glamorosos bares y restaurantes hasta la Nueva Galería Moderna.

¿Qué hacer?

Aghia Sophia, la iglesia catedral bizantina construida por el emperador Justiniano en el año 537, domina el horizonte de Estambul, y resume la historia arquitectónica de la ciudad. Este es uno de los grandes edificios del mundo; de una catedral medieval se vio convertida en una mezquita, y ahora en un museo.

Anuncios
Anuncios

Impresionante desde el exterior, resulta sorprendente su escala y la fineza del interior. La imponente cúpula siempre dirige su atención hacia arriba. Se encuentra abierto de martes a jueves, en horarios diurnos.

Su Museo de Arqueología hace un recorrido por la historia de la ciudad, desde sus antiguos orígenes hasta la caída de Bizancio. Para encontrar vestigios de música, espectáculos y religión del país, el Museo de la Literatura Divana, una antigua casa familiar de derviches entre túneles y algunos discretos burdeles, se puede visitar el último domingo de cada mes. Es una ceremonia impresionante para conocer la cultura turca.

Istambul Modern Karaköy Meclis, es una moderna galería donde se llevan a cabo distintas exposiciones de arte turco, e icono arquitectónico de la ciudad frente al mar.

Anuncios

También es un buen lugar para tomar el tradicional café y su restaurante está dirigido por uno de los mejores chefs de la ciudad.

El Museo Pera abre en el verano en un elegante edificio victoriano (ex Hotel Bristol) y presenta una amplia gama de espectáculos de arte moderno, incluida la fotografía. El pequeño pero gran Museo Sadberk Hanimp se encuentra justo justo encima del Bósforo. Alberga la colección privada de la familia Koç y se centra en la arqueología y la etnografía. Allí se puede combinar una visita con un plato de pescado.

La iglesia más exquisita de la ciudad es SS Sergius y Bacchus, también conocido como Mezquita de la pequeña Santa Sofía. El edificio data de 536 DC, y descansa sobre una base octogonal en lugar de la base cuadrada convencional. No resulta fácil de encontrar, ya que está justo en el interior de las murallas bizantinas debajo de la Mezquita Azul, por lo que hay dispuestos guías para ayudarlo a ingresar. Lamentablemente, el edificio fue dañado en el terremoto de 1999 .

Anuncios

Obligado la visita al Suleymaniye Mosque, una obra maestra del siglo XVI de Sinan, construida para Süleyman "el Magnífico" (quien fue sepultado en su jardín). Palacio Topkapis (Palacio de los Sultanes), tesoro de tesoros si los hay. La construcción de esta antigua Residencia Imperial fue ordenada por el Sultán Mehmet II para marcar la derrota de los últimos emperadores bizantinos en 1453. La administración del Palacio de Topkapis ha afirmado que junto a jóvenes curadores han desplazado en importancia al Museo Arqueológico Como el mejor de Estambul. No se sabe si así será, pero las modernas indicaciones e iluminación dan muestra de ello.

Paseos y excursiones

Existe un servicio de transbordador que va desde Karaköy a través del Bósforo hasta la estación de Haydarpasa. El paseo ofrece una vista de la península histórica desde el mar del lado de Mármara y la ubicación de Haghia Sophia y la Mezquita Azul indica que fueron diseñados probablemente para ser vistos desde este ángulo, especialmente al atardecer.

El Museo Naval es el lugar para ir y deleitar a los niños. No es interactivo, pero está lleno de réplicas de barcos. Otra visita imposible de evitar es el "Pera Palas", terminal del "Orient Express", pero sus habitaciones, forradas con mármol, merecen una visita por el exquisito té que allí se puede saborear. #Turquía #Europa #Viajar