En Filosofía del #diseño, Vilem Flusser defendió que el diseñador debe de ser elegante, amable con el usuario y funcional. En diseño web, la elegancia, la amabilidad y la funcionalidad pueden resumirse en el término #usabilidad. Si además, tenemos en cuenta que existen dos enfoques básicos en el diseño, el ideal artístico de expresarse y el ideal técnico de resolver un problema a un cliente, podemos concluir que todo diseño web requiere como eje vertebrador la usabilidad y como meta, la síntesis entre lo artístico y lo resolutivo.

Un ejemplo de tendencia en diseño web que puede prestarse a este análisis, es el “menú hamburguesa”.

Anuncios
Anuncios

Pensado especialmente para dispositivos móviles, se presenta como un icono de tres líneas horizontales desde las que se accede al menú. El aumento de la navegación desde móviles, más el uso en pantalla grande, ha hecho que este tipo de menú se haya vuelto familiar. Las ventajas son obvias: se puede incluir mucha información y ofrecerla de forma coherente, y, además, encaja perfectamente con el flat design.

Ahora bien, este tipo menú ha sido criticado por su escasa usabilidad, puesto que no todo el mundo asocia este icono al menú. Por lo que se produce un error de detectabilidad, especialmente grave en páginas que pretenden vender algo, o en revistas y periódicos online, donde es primordial que los usuarios vean todo el contenido.

Según Flusser, los objetos de uso son aquellos que se necesitan para avanzar y se utilizan para apartar otros objetos.

Anuncios

Flusser sostiene que estos objetos de uso son mediaciones entre yo y los demás; son intersujetivos y dialógicos. Ahora bien, esta intersujetividad puede resistirse. ¿Por qué? Pues porqué el progreso científico y técnico es tan cautivador, que a menudo el diseño puede ser regresivo, y en vez de ser artístico y resolutivo, se vuelve superfluamente nuevo.

Desde este punto de vista, ¿responde el “menú hamburguesa a objeto de uso? Si nos atenemos a la primera definición de Flusser sobre el diseñador, vemos que el “menú hamburguesa” es elegante, puesto que permite presentar un diseño sencillo, especialmente bello en aquellas web que utilizan las imágenes Hero. Sin embargo, este tipo de menú no es amable ni funcional en algunos casos, es decir, no son mediadores.

Por ejemplo, no es recomendable para menús con pocas opciones, puesto que repercute en la visibilidad. En palabras de Jacob Nielsen (Usabilidad. Diseño de sitios web) “si la estructura es un desastre, no habrá diseño que la repare”. Así pues, una arquitectura deficiente de la información, más un uso inapropiado de un recurso, conducirá a una deficiente usabilidad y, posteriormente, a un pésimo posicionamiento.

Si el “menú hamburguesa”continua siendo una tendencia en 2017, no sólo dependerá de los diseñadores web, sino de la aceptación o rechazo de los usuarios a la falta de amabilidad y funcionalidad. #posicionamiento