Está claro que no saben que más hacer para darle la vuelta a una edición que pasará a la historia como la de las broncas constantes y el casting más penoso. Lo último ha sido hacer caso a los que pedíamos una mayor participación de la audiencia para que El Club no lo acaparasen los que no quieren ser nominados y así ayer por fin se despachó a los de siempre y Bea, Adara y Bárbara ocuparon su lugar con alegría y ganas de liarla.

Las votaciones en la app también decidieron que los nuevos habitantes del apartamento fuesen los grandes amigos: Pol y Miguel, la extraña pareja. Convivirán durante tres días y en estas primeras horas ya hemos visto a Miguel  pegadito a Pol a quién le hace de ‘cuidador’ hasta limpiándole la boca, que es ya lo último que nos faltaba por ver y naturalmente malmetiendo contra su gran rival Adara.

Anuncios
Anuncios

Miguel, ese gran estratega, no olvidemos eso, anda alicaído desde el regreso de Adara a la casa la pasada semana y la explosión de 'amor' hacia ella por parte de un Pol al que seguimos sin cogerle el punto, aunque todo parece indicar que apuesta a caballo ganador.

Las caras de Miguel cuando la parejita se besa con fruición, han sido realmente patéticas. Tiene claro que su carpeta con Pol, de existir, sería su catapulta para ponerse en la final y va a por todas incluso confesando soto voce: ‘Me gustaría decirle: Tío estoy pillado por ti’.

Todavía recuerdo cuando decían que Adara estaba loca por malpensar de los sobeteos amistosos entre Miguel y Pol, que era una celosa compulsiva y una amargada, sobre todo Clara, que va a por ella desde el minuto uno y no para de tratar de ponerla a los pies de los caballos.

Anuncios

Pero para hablar de Clara, la auténtica villana de esta historia, hay tiempo.

No creo que Miguel haga otra cosa que arrimarse a Pol como hasta ahora pero sin dar un paso adelante, todo comedimiento y acusaciones sibilinas hacia Adara, mientras que el objeto de sus desvelos seguirá a lo suyo que no es más que hacerse el tonto a ver si escampa y dejarse querer.

Los nominados esta semana son: Noelia, Bárbara y Fernando

A Fer la audiencia le tiene ganas por su manipulación, por su falta de higiene cuando cocina, por vender una falsa carpeta con Clara y hasta por sus ojos saltones. Clara lo sabe y está desde la gala de ayer más amargada y como dicen en Twitter: más reventada que nunca. 

Montó en cólera y en lágrimas al saber que ‘su’ Fer estaba a merced de la audiencia diciéndole a Bea: ‘Habéis nominado a Fernando y se lo van a fumar’. Curiosa alegoría. Hoy no ha hecho otra cosa que hacer insinuaciones de muy mal gusto que no me apetece reproducir por lo barriobajeras y despreciables, respecto a Pol, su ‘relación’ con Miguel y lo que puede estar pasando en el apartamento.

Anuncios

Y ahora vamos a por la audiencia. Repasando las de la pasada edición y comparándolas con las de esta, seguimos a la baja. Mientras el año pasado oscilaban en lo que llevamos de #Reality entre el 24% y el 22% este año la cosa está entre el 19% y el 18% (solo un día se llegó al 20%) Recordemos que en la gala de ayer y pese a las novedades se perdieron 1,2 puntos respecto a la del jueves pasado. ‘El Debate’ y el ‘Límite 48 horas’ están todavía mucho peor.

Si con darle mayor interacción a la audiencia han seguido bajando, no parece que esto vaya a remontar y a lo mejor lo que se están planteando ahora es no alargar la agonía y darle carpetazo antes de tiempo a un 'GH 17' que sigue desangrándose a cada emisión.

 

 

 

 

  #Gran Hermano