La nueva política de monetización no permitirá, entre otras cosas, que los usuarios utilicen un lenguaje inapropiado ni referencias sexuales si quieren cobrar por sus vídeos.

A pesar de que los vídeos que no cumplan las reglas no serán borrados, estos no podrán monetizarse, algo que puede resultar problemático para muchas de las personas que suben contenidos a la plataforma y, sobre todo, para aquellos que tienen #YouTube como su principal fuente de ingresos.

La nueva actualización de YouTube incluye lo siguiente entre los contenidos que se consideran no aptos para los anunciantes:

-Contenido de carácter sexual, incluyendo desnudez parcial y el humor sexual.

Anuncios
Anuncios

-La violencia, incluida la visualización de lesiones graves y eventos relacionados con el extremismo violento.

-El lenguaje inapropiado, incluyendo el acoso, insultos y lenguaje vulgar.

Tanto los creadores como sus seguidores ya han hecho notar su descontento tanto en vídeos como en redes sociales (como lo ocurrido cuando se hizo trending topic el hastag #YouTubeIsOverParty); y es que estas medidas pueden causar que muchos de los youtubers más conocidos se vean obligados a cambiar el modo de crear contenido si quieren seguir sacando partido económico de ello.

Otros, sin embargo, han optado por rebelarse ante la nueva política. El Rubius, entre ellos, ha subido un vídeo titulado “La nueva censura de YouTube”, en el que parodia las reglas establecidas por la plataforma. “Tranquilos, Rubius nunca dejará de subir videos aunque no pueda ganar dinero con ello porque a Rubius le encanta hacer videos”, asegura el youtuber a pesar de todo al final del vídeo, que ya tiene casi 6 millones de reproducciones.

Anuncios

YouTube, por su parte, ha respondido a la polémica afirmando que su política para desmonetizar vídeos no ha cambiado, y que simplemente se han mejorado las notificaciones y el proceso de apelación para asegurar una mejor comunicación. Algo que servirá de poco a aquellos usuarios que han mostrado capturas de los vídeos a los que se ha boqueado la monetización después de la actualización de septiembre.