Aries: es de sobra conocido por montar en cólera cada vez que se le cruzan los cables o lo sacan de sus cabales y muy pocos signos están dispuestos a aguantarle. Tras este estallido infernal se transforma en un energúmeno, vociferando y tirando objetos, haciéndole pasar un mal rato innecesario a cualquiera. Lo mejor para pasar el trance es dejar que se calme solo, porque tal y como le vino la furia, así mismo se le va. Lo bueno de las explosiones de aries es que cuando le sacas el mal genio es muy reflexivo y si lo argumentas y te lo mereces te pedirá perdón.

Sagitario: tan simpático, risueño y positivo, pero cuando se enrabieta lee toda la cartilla a gritos y no se guarda nada, disparara palabras como dardos envenenados que la mayoría de las veces dice sin pensar.

Anuncios
Anuncios

Tras este episodio no se le pasa el enfado fácilmente y se pone en plan gruñón refunfuñando por todo. Se muestra quisquilloso diciéndolo todo con retintín acompañándolo de una mirada torva,  que hace que a más de uno le hierva la sangre y se le agote la paciencia por sus impertinencias continuas. Su aspecto positivo es que luego no guarda rencor.

Leo: tan divino (na) y encantador (ra) como una estrella de cine, la mayoría de las veces no se molesta en entrar en conflicto, excepto cuando atacan a alguno de los suyos, entonces sale a relucir la furia protectora del león y despedaza a su adversario a zarpazos y dentelladas verbales, llegando incluso a la violencia física como forma de advertencia de que lo suyo no se toca.

Tauro: vive su vida pacíficamente sin meterse con nadie, pero cuando lo buscan lo encuentran, y el toro manso que pastaba tranquilamente en el campo se transforma en un animal embravecido que ataca sin control y con un arrojo inusitado.

Anuncios

Escorpio: es mejor no provocar la ira de un escorpio, hasta el punto de que en vez de optar por una retirada a tiempo para no llegar a daños mayores, decida quedarse y dar su merecido al individuo en cuestión. Sólo a través de su discurso puede machacar y hacer desear al más fuerte de los signos no haber nacido para no vivir ese momento. Lo peor viene después, si decide completar la faena con una venganza, porque meditará la forma más efectiva de destruir a esa persona catalogada, por él como indeseable o no grata, y esperará al momento oportuno para aplicarla, por lo que esa persona vivirá con una espada sobre su cabeza que tarde o temprano caerá sobre él porque las venganzas de escorpio siempre llegan.

Conozca más sobre el comportamiento de los signos y el horóscopo aquí. #Amor #zodiaco #Horóscopo