Las broncas con insultos y descalificaciones de una grosería sin límite entre las grandes hermanas se suceden dentro de la casa de Guadalix. Bea, Adara, Clara y sobre todo Bárbara han mostrado su cara más macarra durante el fin de semana.

Sorprendente que insultos como: ‘guarra y viciosa’ propinados repetidamente y a gritos por una Bárbara desatada a Montse, no hayan sido motivo de la más mínima reprimenda por parte de la dirección del programa que habrá considerado que cuanto peor la convivencia más audiencia. Me ha salido un pareado, no hay duda de que hoy estoy inspirado. De nuevo se equivocan, la audiencia sigue bajando sin prisa pero sin pausa.

Anuncios
Anuncios

En la relación de Poll y Adara parece que se ha colado un intruso, nada más y nada menos que Miguel el hombre que sigue pegado a su peluquín. Pol y Miguel mantienen una íntima amistad y un cariño mutuo que se traduce en conversaciones susurradas, abrazos, miradas y caricias, lo que viene siendo normal entre amigos, vaya.

Pero he aquí que Adara tiene la mosca detrás de la oreja y así se lo ha dicho a Pol: ‘No tengo inconveniente en que tengas una amistad normal, no que os estéis acariciando, que tengáis bromas de sexo’. El luchador no entiende que a su ‘amiga especial’ le moleste por ejemplo, que se tumbe en las piernas de Miguel y que este le acaricie la cabeza. No quiero ni pensar lo que hubiese dicho de haber visto al gallego masajeando de arriba abajo con crema las piernas de Pol. Una duda me asalta ¿No tiene el luchador dos manos como dos soles para aplicarse él solito la crema en las piernas?

Miguel que de dramatismo sabe un rato arrojó su copa al suelo y se marchó llorando a la habitación al oír a Pol contar al resto su discusión con Adara.

Anuncios

Y ¿Qué hizo Pol? Correr raudo a consolarlo estirándose en la cama junto a él: ‘Me he visto muy en medio. A Adara se le ha ido la olla. Una cosa es ser celosa y otra cosa es ser posesiva’. Los dos se abrazaron y Pol no dudó en decirle: ‘te quiero mucho’.

Desmontando a Maite Galdeano

Lo sabíamos y Jordi González lo confirmó ayer noche: ‘Españoles, el Contraclub ha muerto. Prometimos una bomba y reventó mucho antes de lo previsto’. La bomba se ha quedado en petardo gracias sobre todo a la lumbrera que hizo que Maite Galdeano fuera una de las coach, del resto mejor ni hablamos.

Ha sido Amor Romeira quién muy ofendida por las descalificaciones que le propinó Maite creyendo que se iban a emitir, ha destapado el pastel y nos ha dejado un vídeo que desmonta totalmente a la navarra que se ha creído el personaje que no es y ha confundido lo que realmente quiere la audiencia.

El audio no tiene desperdicio y muestra a una mujer sin escrúpulos que en su desequilibrio considera que si la llevaron al ‘Contraclub’ era para subir audiencia a costa de lo que fuese. Me asalta una nueva duda ¿Fue eso lo que le pidieron? ¿Estamos ante el final de un #Reality que lleva demasiados años emitiéndose?

 

 

  #Televisión #Gran Hermano