La compañía que dio luz a la muñeca rubia de cuerpo modelo ha decidido dar un paso determinante en la historia de Barbie y pondrá a la venta hasta tres modelos más, con el fin de poner fin a la crisis que asolaba a la muñeca y el de romper con los estereotipos que imponía el modelo original.

Y es que ha habido críticas de todo tipo, la mayoría denunciando que se la quiera vender como un prototipo de “chica de cuerpo ideal”, mientras que realmente la figura Barbie, como algunos expertos indican, está cerca de ser el equivalente en la vida real a un cuerpo anoréxico.

Una problemática que sin duda ha preocupado sobre todo por el efecto que esto pudiera tener en las adolescentes, las cuales puedan tomar como ejemplo la fina figura de la muñeca.

Anuncios
Anuncios

En 2006, de hecho, el Developmental Psycology se basaba en la estadística y publicaba un artículo en el que indicaba que las niñas que juegan con barbies desde una edad temprana tienen una mayor preocupación por estar delgadas que las que no.

Mattel es consciente de la influencia, buena o mala, de uno de sus productos estrella y tras recibir innumerables palos ha querido lanzar tres modelos diferentes más acordes con los cuerpos del mundo real para permitir a las niñas identificarse mejor con el juguete.

El modelo “tall” es el más parecido de los tres al modelo original que todos conocemos. La muñeca es igual de delgada pero algo más alta. La Barbie “petite”, al contrario, es más bajita y compacta que el modelo estándar. Pero sin duda la más impactante es el modelo “curvy”, que muestra a la muñeca de una forma que casi no tenía cabida hasta el momento: la Barbie con curvas, es decir, con más volumen en pecho, piernas y caderas.

Anuncios

Este último modelo ha suscitado muchas simpatías por la cercanía al cuerpo de la mujer, más acorde con el de cuerpos que estamos acostumbrados a ver actualmente en televisión, como el de Beyoncé o Kim Kardashian, y pone una vez más en controversia el estereotipo que se ha querido vender desde siempre, ya que algunas de las primeras impresiones de las niñas sobre esta muñeca fueron que era una “muñeca gorda”. “No quiero ofenderla”, dijo incluso una de ellas. 

Así pues, parece que se no quiere echar a perder las simpatías que generó una muñeca ahora en crisis, pero que llegó a convertirse en icono adolescente en los años 60 y 70, y quiere acompañar el espíritu de chica joven, elegante y coqueta que suscita Barbie con estos nuevos cambios físicos. Tanto es así que desde la revista Time han querido dedicar la portada a la nueva muñeca Barbie con el titular: “Y ahora, ¿podemos dejar de hablar de mi cuerpo?”

Al fin, pensarán muchos.

  #Moda #Calidad de vida #Denuncia