Si pensábamos que ya lo habíamos visto todo, la #Moda para esta primavera sigue su sentido cíclico, trayendo de nuevo la moda musical de los años 60’ y 70’ a nuestras ciudades.  Una mezcla de estilos, hippie, rock, disco y glam inundan las pasarelas con detalles en cuero, transparencias o flecos.

Una de las propuestas que sigue pisando fuerte son los crop tops, camisetas cortitas que dejan ver el ombligo. Esta prenda deja atrás los complejos liberando parte de la cintura. La mayoría de los jóvenes la han adquirido en su versión informal, pero cada vez más, diseñadores como Marc Jacobs, Balmain o Donna Karan la introducen como pieza clave de un look formal y fiestero.

Anuncios
Anuncios

Los vestidos vuelven a crecer hasta los tobillos, acompañados de chalecos de flecos y toques retro. Vuelve el estilo bohemio y la década del pop como se ha visto en las colecciones de Gucci, Vera Wang, Valentino o Saint Laurent, entre otros.

La campana en los bajos de los pantalones  y el inconfundible denim son las prendas vigentes en esta temporada.  Además, el encaje seguirá presente según la pasarela de Chloé, Givenchy o Rochas, aportando elegancia y seducción. Tejidos, formatos y estampados florales que irán acompañados de accesorios clásicos, pendientes de aros y bolsos hechos a mano. La tradición y la artesanía para los detalles y complementos son el toque chic de esta primavera.

Y, además de todas estas tendencias en prendas de vestir, el corte de las mismas, texturas o accesorios, no podemos olvidar los colores y tonos que triunfarán esta temporada.

Anuncios

Pantone propone el rosa cuarzo, coral, azul serenity y amarillo en tonos pastel, a los que se suman el verde o gris en tonos mate.

Estas son algunas de las tendencias presentes para esta primavera 2016 dirigidas a una mujer cada día más exigente.  La mujer española cada vez conoce mejor las tendencias y se interesa por este sector. Es curiosa e investiga la mejor relación calidad-precio, le gustan las cosas originales y poco vistas. Así que, que se preparen los diseñadores porque ya pocas cosas nos sorprenden.