Lo primero es plantearte que es lo que te crea tanto malestar. ¿Las compras inacabables? ¿El reencuentro con familiares a quienes apenas ves durante el año? ¿La falta de descanso a pesar de no tener que ir al trabajo? Sea lo que sea, inspira lentamente y expira concentrándote en sacar todo el aire. ¡Relájate! Todo tiene arreglo y te voy a dar unos sencillos consejos para que afrontes esta época mágica con un espíritu renovado, puedas sentirte más optimista y quién sabe si también vuelvas a disfrutar la #Navidad como cuando eras una niña ¿Te acuerdas?

Lo primero es organizarte y para ello nada mejor que hacer listas. Te evitarán estar corriendo de un lado a otro inútilmente todo el día.

Anuncios
Anuncios

Las listas te ayudarán a centrarte y a no hacer más compras ni más tareas de las necesarias.

Compra online

Se puede comprar de todo desde tu ordenador y te evitas el estrés de las aglomeraciones y las colas frente a la caja de almacenes e hipermercados. Aprovecha la tecnología y escoge tranquilamente los regalos más originales y a buen precio. Recuerda que incluso la compra la puedes hacer por Internet con todas las garantías y sin tener que aparcar, cargar y descargar el coche. Llegará a tu casa en perfectas condiciones y únicamente has de colocar cada cosa en su sitio. Ahorras tiempo y agobios.

Cuidado con las comidas de trabajo

Las celebraciones navideñas en el trabajo o en un restaurante, son particularmente peligrosas para tu imagen. No te lances a comer como si no hubiese un mañana y mucho menos a beber.

Anuncios

Nada de bailar encima de la mesa. Un paso en falso con tus compañeros de trabajo se recordará durante mucho tiempo. Si has de participar en “El amigo invisible” procura que tu regalo sea de buen gusto y lo más impersonal posible. No superes la cantidad fijada, nada de lucimientos. Tómate un tiempo y busca algo realmente original. Siempre se acaba sabiendo quien ha regalado qué. ¡No lo olvides!

Reparte las tareas en casa

No quieras hacerlo todo tu sola. Tu pareja y tus hijos están a tu lado para ayudarte y evitarán que te sientas agobiada e impotente. Tampoco es necesario que te pases horas y horas en la cocina. Haz participes a tus invitados y que cada uno aporte algo: aperitivo, entrante, postre, etc., Lo importante es no estar metido en la cocina mientras el resto toma una copa en el salón. Ser la anfitriona no supone que no puedas participar de la fiesta y pasarlo bien.

Recetas sencillas y originales

Si cocinas tú, no te agobies poniendo en práctica recetas complicadas, con ingredientes de un precio excesivo en Navidad.

Anuncios

Planifica con tiempo y busca en Internet. Las recetas más fáciles, originales y nada caras están a tu alcance. Un buen pollo de corral asado y acompañado de una salsa de arándanos hará las delicias de tus invitados sin necesidad de recurrir a percebes ni angulas y sin gastar un dinero que no te puedes permitir.

Date un poco de tiempo

Estamos en época de reuniones, pero si a alguna no te apetece ir, aprende a decir no y tómate un tiempo de relax para ti. Olvida el “Tengo que hacer” “He de ir” Hay obligaciones que no puedes obviar, pero para el resto date un poco de tiempo y rechaza con cortesía pero con firmeza.

Si la Navidad te deprime no pretendas ser una #Mujer “diez”. Nadie espera eso de ti, así que deja de agobiarte y compadecerte. Por el contrario explora tus sentimientos y date unos minutos cada día para hacer lo que te gusta o simplemente cerrar los ojos y relajarte.

Déjate invadir por el Espíritu Navideño. Haz una tregua y olvídate de querer arreglar los problemas familiares en estas fechas. Ahora es tiempo de acogimiento y reconciliación. Solamente así podrás darle a la Navidad el valor que merece y disfrutarla con los tuyos.

 

 

 

  #Depresión