La adopción, medida de protección a la infancia,  tan “actual”, tiene una importante presencia en la prensa. Tanto por ser un tema de actualidad, dado el número de adopciones que se realizan actualmente, tanto por su importancia. Aunque es cierto que el número en estadísticas es inferior al año anterior. La adopción internacional sigue siendo el mayor medio en España  para poder formar una familia. Tal como lo indica el anuario estadístico del Instituto Catalán de estadística.

Pero es importante destacar que hay normas que hay que respetar a la hora de hablar de un tema tan delicado para las familias pero especialmente para los #Niños y adolescentes que son los protagonistas.

Anuncios
Anuncios

Las noticias y opiniones al respecto pueden afectarles de manera especial.

Los niños pasan por diferentes etapas hasta comprender el hecho adoptivo. Así en la primera infancia, hasta los seis años, viven su historia como una fabulación, no comprenden la dimensión y significación real, hablan de  “cuando estaba en Rusia”, “de la escuela que había otros niños”, los padres le relatan de “cuando fuimos a buscarte”, pero ellos no terminan de comprender el verdadero sentido detrás de esas frases.  

A partir de esta edad, hacia los siete años, comienzan a comprender la relación  biológica y familiar y comienzan a entender el verdadero significado de la  adopción. Por tanto la información o las noticias que a este respecto escuchen o lleguen a ellos pueden marcarlos, sobre todo si no hay nadie que pueda aclararle puntos que no terminan de comprender o aspectos que están fuera de contexto.

Anuncios

A partir de los doce  años, el adolescente agrega a los conflictos normales de la conflictiva adolescente como: “¿Quien soy? ¿De dónde vengo? ¿Qué quiero hacer de mi futuro?”, los relativos a la adopción: ¿Qué podría haber sido?  

Necesita más que nunca modelos identificatorios, por tanto  la información y valoración que encuentre en su medio en esta etapa es crucial.

Por ello noticias que buscan exclusividad o notoriedad como la madre biológica de una hija de una cantante muy conocida en España,  debería crear alarma de cómo se invade un terreno personal, íntimo, donde los principales protagonistas no han sido tenidos en cuenta, donde se avasalla su historia, su historia más personal e íntima.

Hay un decálogo de buenas practicas, se titula “Medios de comunicación y adopción”. Quizás para muchos el tema de la adopción es muy reciente y no tienen las herramientas para medir las consecuencias,  pero al igual que la historia de cada uno de nosotros adoptados o no, debe ser respetada. #Redes Sociales #Isabel Pantoja